Pamela Áviles

Madre de 7 hijos, Trabaja actualmente en venta de marisco con atención exclusiva a familias e Instituciones. Orientadora Familiar.

9 min

 Secretos de la Oración de Mafalda: “Milagros cotidianos, dejarse llevar y sus amigos”

«Soñad y os quedaréis cortos» San Josemaría. Artista y soñadora, ama la amistad y asegura que Dios es su mejor amigo y por esto lo involucra en todo.

Mafalda, Mafi – es una joven española de 22 años, la mayor de 7 hermanos. Estudia Historia del Arte, le encanta dibujar .  Colabora con 10 Min con Jesús y con Cathopic, donde publica sus dibujos, y a veces escribe cuentos bajo ellos.

Le gustan las fiestas, la música, el basketball y sobretodo pasar entre amigos, a lo que refiere Mafalda, Dios es su mejor amigo y su primer amor, de quien se deja llevar y quien la acompaña a todas partes, junto a su  ángel de la guarda.

Creció dentro de una familia católica practicante. Al ser parte de una familia numerosa, todos están pendientes de todos con la naturalidad de quienes se quieren.

Estudió en un colegio con formación católica, con la oportunidad de tener sacerdotes que amplíen sus inquietudes.

Va por Centros del Opus Dei desde su adolescencia, donde ha sentido la confianza de estar en casa y visitar a Jesús en el Oratorio, cuando quisiera.

Mafalda, españa

Más de Mafalda

Dentro de sus distintas actividades, tiene muchas anécdotas de momentos ordinarios pero especiales donde siente a Dios como hace “milagritos”.

Mafalda destaca que ella lo involucra a Él en todo, hasta en lo que la gente llama “tonterías”; se deja llevar y se divierte. Es de misa y de oración diaria.

Aparte de costumbres familiares, de rezar en casa por las noches con sus  papás, Mafalda comienza sus primeros pasos de encuentros más formales con el Señor, cuando escucha la anécdota del sacerdote carmelita que por sacrificio camina con los pies descalzos por la nieve; lo que la mueve con generosidad  a tener minutos de oración; escribiendo, escuchando la letra de canciones o simplemente en silencio.

Preguntas para el diálogo

1.Mafalda habla con naturalidad de “milagritos” del día. El Señor hace milagros todos los días en nuestra vida pero ya nos acostumbramos a ellos. El milagro de nuestra familia, del amor de los que nos rodean, el milagro de estar vivos.

  ¿Eres consciente de esta realidad como para voltear tu corazón en oración de gratitud y amor a Jesús? ¿O aún te reservas los méritos para ti, de tanta cosa buena que tienes?

2. Mafalda nos cuenta que antes de pintar invoca al Espíritu Santo que la inspire y se deja llevar, lo mismo antes de hacer oración con música o de cualquier preocupación o plan interesante.

¿Has intentado abandonarte en manos de Dios, reconociendo que solo muchas veces no puedes, y que el amor que le tienes es tan grande que necesitas de su ayuda para no ofenderle?

3. Si consideras tu filiación divina cada día,

¿Qué esperas para tener una verdadera experiencia con tu Padre Dios y comenzar a poner esos peldaños para escalar al cielo? ¿Te ejercitas en presencia de Dios, se la pides al Señor en tus momentos de oración?

4. Mafalda nos cuenta que tiene un grupo de 8 amigos que se esfuerzan por vivir como buenos cristianos, incluso se sostienen con una oración especial.

¿Procuras fomentar actividades y planes con amigos que te “sumen” como buen/a hijo/a de Dios?

5. En la oración a Mafalda le sucede que va con su cuaderno a hablar de ciertos temas y resulta que una vez en presencia de Dios, Él le plantea otros.

¿Sabes ceder con docilidad y hacer oración con el Evangelio del día o de algún propósito sacado en tu confesión?

Mafalda

Propuestas de acción

1. Lo que hay de bueno en el hombre procede de Dios, sin embargo sus acciones son meritorias con el buen uso de su libertad, haciendo lo que se debe hacer cara a Dios.

Al considerar tu filiación divina, procura cada día visitar a tu Padre Dios y frente al Sagrario, dile que quieres ser santo/a, que deseas dejarte llevar por Él para ser feliz en la tierra y luego alcanzar la plenitud en el cielo.

2. Dios habla a aquellos que cuentan con Él. Decídete a llevar una vida de oración regular con disponibilidad interior de gratitud y confianza, esto facilitará tu apertura y escucha a las mociones del Espíritu Santo. También te habla con la música.

«Yo estaba encantada por el coro a cinco voces de la Misa. Me dijo: ¿Y qué te va a parecer Mi Música, cuando la oigas en el Cielo, en alabanzas cantadas por millares de voces  porque cada alma santa tiene su voz”  (Punto 1816 del libro Él y yo de Gabriela Bossis)

3. Mafalda menciona muchas veces el dejarse llevar con confianza. Acepta las situaciones que Dios pone en tu camino, aunque no las comprendas, si nos abandonamos en sus brazos de Padre, Él sabrá hablar a nuestro corazón y tendremos paz.

4. Sepamos escoger buenos amigos, para poder intercambiar consejos, y no ser siempre quien tiene la última palabra; los buenos amigos también te ayudan a ver los errores y reconocen tus virtudes, con las que se van apoyando unos a otros.

5. Procura tener tu alma en Gracia con el Sacramento de la Penitencia.

Él es el único que tiene el poder de cambiarnos por dentro y arrancar de nosotros lo que nos aparta de Él.

Biblia

Meditar con la Sagrada Escritura

1.Del santo Evangelio según san Lucas (10, 13-16) En aquel tiempo, Jesús dijo: «¡Ay de ti, ciudad de Corazín! ¡Ay de ti, ciudad de Betsaida! Porque si en las ciudades de Tiro y de Sidón se hubieran realizado los prodigios que se han hecho en ustedes, hace mucho tiempo que hubieran hecho penitencia, cubiertas de sayal y de ceniza».

Jesús no se lamenta de haber hecho los milagros, sino de que, a pesar de ellos, nos neguemos a cambiar y seguirle.

2.Del Santo Evangelio según San Juan 14, 23-26 Jesús le respondió: «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado. Os he dicho estas cosas estando entre vosotros. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho».

Tenerle a Dios dentro de nuestra alma y al Espíritu Santo hablándonos es una experiencia única que se da en esos momentos de la Comunión y de la oración; una vida terrena llena de cielo y por si fuera poco, una eternidad vivida, amando a Dios sobre todas las cosas. Difícil puede ser, pero no complicado.

3.Del Santo Evangelio según Lucas 10, 38-42 “Yendo ellos de camino, entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Al fin, se paró y dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude.» Le respondió el Señor: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada».

Nos dejamos preocupar por muchas cosas y olvidamos dejarnos llevar por quien realmente nos sostiene y nos conforta.

4.De Filipenses 4, 6-7 “No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. Y la paz de Dios, que supera toda inteligencia, custodiará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.”

Procura una oración confiada y generosa.

Papa Francisco
Meditar con el Papa Francisco

1.El Papa Francisco invitó a los jóvenes de Tailandia a “mirar el futuro con confianza”, sin miedo y con alegría.

“Ustedes son una nueva generación, con nuevas esperanzas, sueños y preguntas; seguramente también con algunas dudas, pero, arraigados en Cristo, los invito a mantener viva la alegría y a no tener miedo de mirar el futuro con confianza. Arraigados en Cristo, miren con alegría y confianza”.

El Pontífice realizó esta enseñanza en la misa para los jóvenes que celebró el viernes 22 de noviembre, 2019, en la Catedral de la Asunción de Bangkok, en el contexto del viaje apostólico que  realizó a Tailandia y Japón.

Amoris Laetitia, Capítulo 3 : Jesús recupera y lleva a plenitud el Proyecto Divino

«El ejemplo de Jesús es un paradigma para la Iglesia […] Él inició su vida pública con el milagro en la fiesta nupcial en Caná (cf. Jn2,1-11) […]Compartió momentos cotidianos de amistad con la familia de Lázaro y sus hermanas (cf. Lc 10,38) y con la familia de Pedro (cf. Mt 8,14). Escuchó el llanto de los padres por sus hijos, devolviéndoles la vida (cf. Mc 5,41; Lc 7,14-15), y mostrando así el verdadero sentido de la misericordia, la cual implica el restablecimiento de la Alianza (cf. Juan Pablo II, Dives in misericordia, 4). Esto aparece claramente en los encuentros con la mujer samaritana (cf. Jn 4,1-30) y con la adúltera (cf. Jn 8,1-11), en los que la percepción del pecado se despierta de frente al amor gratuito de Jesús«.

Carta Encíclica Fratelli Tutti

«Fratelli tutti»[1] Escribía san Francisco de Asís para dirigirse a todos los hermanos y las hermanas, y proponerles una forma de vida con sabor a Evangelio. De esos consejos quiero destacar uno donde invita a un amor que va más allá de las barreras de la geografía y del espacio. Allí declara feliz a quien ame al otro «tanto a su hermano cuando está lejos de él como cuando está junto a él»[2]. Con estas pocas y sencillas palabras expresó lo esencial de una fraternidad abierta, que permite reconocer, valorar y amar a cada persona más allá de la cercanía física, más allá del lugar del universo donde haya nacido o donde habite.

Este santo del amor fraterno, de la sencillez y de la alegría, que me inspiró a escribir la encíclica Laudato si’,vuelve a motivarme para dedicar esta nueva encíclica a la fraternidad y a la amistad social. Porque san Francisco, que se sentía hermano del sol, del mar y del viento, se sabía todavía más unido a los que eran de su propia carne. Sembró paz por todas partes y caminó cerca de los pobres, de los abandonados, de los enfermos, de los descartados, de los últimos.

San Josemaría
Meditar con San Josemaría

Surco

  • Fomenta, en tu alma y en tu corazón —en tu inteligencia y en tu querer—, el espíritu de confianza y de abandono en la amorosa Voluntad del Padre celestial… —De ahí nace la paz interior que ansías.(Punto 850)
  • ¿Cómo vas a tener paz, si te dejas arrastrar —contra los “tirones” de la gracia— por esas pasiones, que ni siquiera intentas dominar? El cielo empuja para arriba; tú —¡sólo tú: no busques excusas!—, para abajo… —Y de este modo te desgarras. (Punto 851)
  • Tanto la paz, como la guerra, están dentro de nosotros. No se puede llegar al triunfo, a la paz, si faltan la lealtad y la decisión de vencer en el combate.(Punto 852)
  • Un remedio contra esas inquietudes tuyas: tener paciencia, rectitud de intención, y mirar las cosas con perspectiva sobrenatural.(Punto 853)
  • Si —por tener fija la mirada en Dios— sabes mantenerte sereno ante las preocupaciones, si aprendes a olvidar las pequeñeces, los rencores y las envidias, te ahorrarás la pérdida de muchas energías, que te hacen falta para trabajar con eficacia, en servicio de los hombres.(Punto 856)
Espera nuestros artículos relacionados con Secretos de la Oración
Visita nuestro Instagram @10minconjesusal

Secretos de la Oración

 


Escrito por:

Pamela Áviles

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!


  1. Cómo todo lo que hacen es de primera calidad. Me encanta pues siempre están publicando para ayudarnos a crecer en el Señor. Pero dentro de unos días no podré verlos más pues dejo WhatsApp por Telegram. Seguiré pidiendo por Uds y para que su labor de más frutos cada día. Que Dios los siga bendiciendo.

Regresar al Blog
Únete
Suscríbete
Donar