< Regresar a Blog

Comunicadora Social. Panameña. Autora de "Te Ofrezco mis puertas"(2019) y del libro ilustrado "Chachalaca y su viaje inesperado"(2019)

7 min

4950total visits.

11+

De La Muerte A La Vida Plena

Si somos católicos debemos estar siempre preparados para la muerte. Que no nos encuentre en oscuridad, en pecado.

El mes de noviembre está dedicado a los fieles difuntos: aquellos que han acabado su vida terrena y se encuentran aún en estado de purificación en el purgatorio. Con motivo de esta ocasión, Tere Domínguez O. reflexiona sobre la realidad de la muerte y nos comparte un pasaje familiar.

La muerte es un tema casi prohibido en nuestra sociedad. Aparece como una ficción en las películas, en los libros y no como una realidad que nos llegará. No se quiere pensar en la muerte. Los mensajes van encaminados a prolongar la vida terrenal. Pero no hay nada más real que la muerte

¿Qué es la muerte?

El Catecismo de la Iglesia Católica dice que la muerte es la separación del alma y del cuerpo. Este cae en corrupción mientras el alma, que es inmortal, va al encuentro del juicio con Dios y espera a volverse a unir al cuerpo cuando este resurja en la segunda venida del Señor. 

Si somos católicos debemos estar siempre preparados para la muerte. Que no nos encuentre en oscuridad, en pecado. Como decía hace unos días uno de los sacerdotes en las meditaciones de los 10 Min con Jesús: hay que tener siempre las lámparas encendidas.

Por esto es importante la confesión frecuente. Al hacerlo minimizamos las manchas que puedan quedar en nuestra alma al momento de morir.

Cuántas veces no hemos escuchado en los funerales o en las misas de un día como hoy lo siguiente:

“La vida de los que en ti creemos, Señor, no termina, se transforma: y, al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo”. 

Estas palabras están cargadas de esperanza: la muerte cristiana tiene un sentido positivo. Si bien a muchos les pudiera embargar un sentimiento de tristeza en un día como hoy, creo que nos tendría que dominar una serena alegría, la de quien cree que quienes han muerto en Cristo participan de su vida plena.

El adiós en lugares santos

difuntos Ecuador

Antes quería que al morir esparcieran mis cenizas en el mar más que todo pensando: al pasar los años, ¿quién rezará por mí? ¿Quién irá a visitar mi cripta? Incluso le había manifestado a mi esposo mi deseo y el lugar elegido. Pero ahora, reflexionando sobre la realidad de la muerte, he cambiado de opinión. 

La congregación para la doctrina de la fe aclara lo referente a este tema cuando dice: «la sepultura de los cuerpos de los fieles difuntos en los cementerios y otros lugares santos favorece el recuerdo y la oración por los difuntos por parte de los familiares y de toda la comunidad».  

vida y muerte

Debido a que tengo a varios amigos que han esparcido las cenizas de sus seres queridos, consulté a una supernumeraria y un sacerdote del Opus Dei . En resumen, me dijeron que la Iglesia sigue prefiriendo la sepultura de los cuerpos ya que con ello se demuestra un mayor aprecio por los difuntos; sin embargo, la cremación no está prohibida, aunque al esparcir sus cenizas los privaron de que oraran por ellos en los lugares santos. 

Lo cierto es que Dios no tiene imposibles y siempre cumple sus promesas; en el fin de los tiempos, el alma se unirá con el cuerpo. Dios tiene control hasta de las partículas de polvo. Dios puede hacer que todo material que estuvo en nuestro cuerpo vuelva a unirse, estén donde estén.

La despedida que no pude realizar

difuntos y vida

Al momento de pensar este post me resultó inevitable no rememorar la despedida que no pude realizar: la de mi padre. El pasado 31 de octubre cumplió treinta y dos años de haber muerto. Su vida terrenal terminó a los 53 años. El mismo día que yo di a luz a mi segundo hijo, él se encontraba hospitalizado ya que no se había estado sintiendo bien. Sin embargo, estábamos en hospitales diferentes.

Ese mismo día falleció plácidamente mientras dormía. Mi mamá, de 46 años, quedó impactada. Mis hermanos estaban muy jóvenes, así que su hermano mayor fue quien tomó la batuta de la situación y organizó el entierro rápidamente. Para no afectarme emocionalmente, ya que quería amamantar a mi hijo, no me dijeron nada hasta el día siguiente, cuando ya los preparativos para el funeral estaban anunciados y eran inminentes.

No pude ir a su entierro: sentí mucho dolor por no haber podido despedirme de él. Me tomó muchos años cerrar esta herida. 

El purgatorio

vida y muerte

Por mucho tiempo sentí como si mi papá se hubiera ido a un viaje. Y efectivamente así era: había ido a encontrarse con Dios en su morada celestial. O al menos eso espero que haya pasado. Como todos, él tenía sus defectos, pero en general era un hombre muy bueno, que nunca le hizo mal a nadie. Confío en que si no fue directo al cielo porque tenía algo que filtrar, se haya detenido en el purgatorio. 

Como me decía el padre en dirección espiritual hace unos días: el purgatorio no es un castigo, sino la esperanza de que estamos en vías de ganarnos el cielo y que nos hemos librado del infierno. Una vez que uno llega al purgatorio ya no es posible ir para el infierno, ya nos libramos de él. El castigo es el infierno.

purgatorioHace poco vi un video sobre María Simma, vidente de las almas del purgatorio. Me hizo pensar mucho en cómo llevo mi vida. Qué cosas estoy haciendo que pueden evitar que vaya directo al cielo. Por ejemplo, en el video se hablaba de un niño que estaba en el purgatorio. Le pregunté al sacerdote también en guía espiritual al respecto, ya que me impactó este hecho. Él me dijo: cualquiera persona, no importa su edad, si comete un acto en plena conciencia sabiendo que estaba mal, por supuesto que puede estar en el purgatorio si antes de morir no pidió perdón a Dios.

Así que todos esos fieles difuntos que están en el purgatorio buscando purificar su alma necesitan de cada uno de nosotros para poder llegar al cielo. Necesitan de nuestras oraciones, de las misas y rosarios que ofrecemos por ellos, de las limosnas, indulgencias y obras de penitencia. 

El papa Francisco dijo hace poco que rezáramos por los que han muerto por la pandemia. “La mayoría han muerto solos, sin la caricia de sus seres queridos, muchos de ellos sin siquiera con el funeral. Que el Señor los reciba en su gloria”. 

purgatorio cielo

Este año mandé a oficiar la primera misa por cuenta mía a mi papá. Siempre ha sido mi mamá quien las ha mandado a hacer. También estoy rezando por su alma en mis rosarios diarios. La cripta donde están sus cenizas todavía está cerrada. Espero poder ir pronto a visitarlo.

El cielo y la vida eterna

vida panama

Ahora bien, los que mueren en gracia de Dios, sin pecado, van directo al cielo sin hacer ninguna escala. Forman la iglesia del cielo en donde ven a Dios cara a cara. Según el catecismo de la Iglesia católica, el cielo es el estado de la felicidad suprema y definitiva. 

Yo ansío llegar al cielo. De hecho, desde que tengo uso de razón he creído que al morir iría al cielo. Pero no es hasta hace pocos meses que voy comprendiendo la dimensión de este hecho.

Buscar la santidad en la tierra es el camino que nos permite ganar el cielo en la tierra.

Vivir imitando la vida de los santos. No hay otra forma. Y si por alguna circunstancia uno siente que va a morir, es cuando nos enfrentamos a la realidad de cómo realmente tenemos el alma y si estamos listos de llegar a ese momento. 

Los que han muerto como cristianos, si Dios los ha acogido en el purgatorio o en el cielo, están en la espera de la resurrección de la carne y de la vida eterna. De hecho, en el credo lo reafirmamos cuando decimos: “Creo en la resurrección de la carne” y “creo en la vida eterna”.

vida

La vida eterna es la que comienza inmediatamente después de la muerte de un cristiano. Esta vida eterna no tendrá fin y será precedida por un juicio particular por parte de Cristo, juez de los vivos y muertos, y ratificada en el juicio final. Y tal cual decimos en el credo: “…y su reino no tendrá fin”.

La eternidad es aquella vida a la que estamos llamados, que ilumina y da esperanza a la vida terrena. 

Hace unos días, en una de las meditaciones el padre decía: “Si miramos con ojos de la tierra estamos predispuestos a decir: vamos de la vida a la muerte. Pero Jesús le da un giro a esto y nos dice: vamos de la muerte a la vida plena. Estamos en camino, y en peregrinación a la vida plena. Por lo tanto, la muerte está detrás, no delante de nosotros. Delante está Dios. No podemos perder de vista que tenemos por delante una vida plena y para siempre”. 

Ahora te pregunto:

¿Qué estás haciendo para ganarte la vida eterna?

¿A qué fieles difuntos de mi familia tengo olvidados?


Escrito por

Tere Domínguez O.

Comunicadora Social. Panameña. Autora de "Te Ofrezco mis puertas"(2019) y del libro ilustrado "Chachalaca y su viaje inesperado"(2019)

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!

¿QUÉ OPINAS SOBRE EL ARTÍCULO?

Déjanos un comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.


  1. Xenia Garcia dice:

    ¡Hola Tere! Ayer en misa el padre hizo estas tres preguntas: 1. ¿Quiénes somos pecadores? creo que todos levantamos la mano (no miré hacia atrás). 2. ¿Quiénes quieren ser Santos? creo que también todos levantamos la mano. 3. ¿Quiénes quieren morir? Allí no vi adelante de mí a nadie con la mano levantada y por el comentario que inmediatamente hizo el padre, creo que nadie levantó su mano. Esto solo me hace pensar que nos falta mucho por entender la eternidad.
    Me viene a la mente lo que decía Santa Teresa: «muero porque no muero». Y ahora entiendo por qué el padre nos hizo la pregunta, ya que si queremos ser Santos, tenemos que morir. Por mucho tiempo mi definición de santidad era «querer ver el rostro de Dios», y de verdad para lograr esto hay que morir y morir siendo Santos en la tierra también, haciendo lo que Jesús nos ha pedido.
    ¡Qué camino nos falta por recorrer! Por desear de verdad la santidad y trabajar por ella.
    A veces pienso, bueno como no soy lo buena que Dios quiere, me conformaría con el purgatorio, pero de repente me espanto pues si no aspiro a lo más alto, y en el camino no cumplo, Dios me da la oportunidad del purgatorio. Pero si aspiro al purgatorio, y no cumplo, ¿qué me queda? aunado a que se si habrá alguien que rece por mí lo suficiente luego que muera para poder salir de ese estado. Definitivamente no quiero ir al infierno. ¡Quiero ser Santa!
    Dios dame la oportunidad de reconocer mis pecados, de mortificarme para no caer en ellos y lograr pelear contra la carne, el mundo y el maligno. De rezar por mis difuntos siempre y por las benditas almas del purgatorio que más lo necesiten (aquí pienso mucho siempre en religiosos o personas que mueren sin familia).
    Gracias Tere por tus escritos, que nos invitan a la reflexión y al crecimiento en la Fe.
    Con cariño,
    Xenia

  2. Teresita Azcarraga dice:

    Excelente articulo. La Vida y la Muerte están entrelazadas. Imitemos a Cristo y busquemos la vida eterna. Oremos por nuestros difuntos. 🙏🙏

  3. Virginia dice:

    Querida Tere , Me pareció excelente el artículo ,
    Te felicito sigue así 👏🏻👏🏻👏🏻💕

  4. Myrna de carles dice:

    Tere, profundo y cierto lo que plasmas con palabras sencillas, tan cierto como que a la mayoría no les gusta hablar de este tema. Yo le digo a mis hijos que el día que parta y ojalá este en paz con Dios, quiero que pongan la canción La pollera colorada y me vean bailando y riendo, no quiero lágrimas, tal vez las normales en una despedida, pero de allí solo risas y recuerdos de mis locuras y atorrancias. En nuestro hogar recordar a sus 4 abuelos con tanta alegría es algo común y así quiero que sea mi recuerdo.

  5. Eduardo Molino Paz dice:

    La vida y la muerte, ambas nos acompañan desde que nacemos. Solo DIOS conoce la fecha exacta de la segunda. Muchas veces y debido a nuestra «imprudencia» por poner un solo ejemplo, adelantamos esa fecha. Es difícil pensar en la muerte porque nos hemos apegado a tantas cosas en la vida terrenal, familia, amigos, trabajo, cosas materiales. Todo eso se queda cuando partimos, nada nos llevamos. Hay que viajar lígero de equipaje, irse desprendiendo de lo material y buscar mas lo espiritual, no es cosa sencilla pero hacia allá debemos dirigirnos…

  6. Julieta Morris dice:

    Tere acabo de leer tu post sobre la muerte y la vida eterna que es un tema fuerte y complicado.
    Has sido instrumento a
    Del Espiritu Santo, que ha hecho en ti el milagro de simplificar el tema y romper el taboo que impide entender con sencillez la inmensidad del regalo de la vida terrenal como puerta de entrada a la morada que el Padre misericordioso nos tiene preparada.
    Es imprescindible vIvir cada momento en la Presencia de Dios para estar preparados para ir a Su encuentro cuando Él lo disponga.

  7. María Carrizo dice:

    Excelente artículo me ha hecho reflexionar que estamos en este mundo terrenal temporalmente y que es el camino que construimos para llegar a la vida eterna. Es difícil hablar y pensar en la muerte por el dolor al desprendimiento de nuestros seres queridos y cómo Cristinos debemos estar Siempre preparados para ese encuentro con Dios.

Regresar al Blog