< Regresar a Blog

Comunicadora Social. Panameña. Su página Web es www.teredominguez.com

6 min

1876total visits.

12+

El Apostolado de la Amistad

«Muchas de esas amigas me ayudaron a acercarme más a Dios. Con su amistad, ellas ejercieron el papel de apóstoles y contribuyeron a mi conversión».

Tere Domínguez, reflexiona sobre el apostolado de la amistad y la confidencia usando como herramienta la oración. Además, nos comparte sus vivencias sobre el poder de sanación del alma que experimentó cuando sus amigas oraron por ella cuando atravesó el tratamiento de quimioterapia por cáncer.

Vivir diferente siendo la misma

La canción de José Luis Rodríguez tiene una letra sencilla, pero dice tanto. “Sigo siendo el mismo pero vivo diferente”. Es lo que me ha pasado a mí, si comparo cómo vivía hace exactamente dos años cuando me dijeron que me tenían que operar por un tumor que parecía maligno, y después sería diagnosticada con cáncer de ovario.

Era la misma que soy hoy, pero vivía completamente diferente. Era muy reservada. Cuidaba mucho con quien me relacionaba. Y era así desde el colegio, en la universidad y después en mi desempeño profesional. Además, dedicaba mucho tiempo al cuidado personal, pero de un modo excesivo. Era mucho más importante en esos años cuidar mi cuerpo que mi alma. Y no es que ahora no cuide mi aspecto, claro que lo hago. Pero llevo mi cabello con mi color natural, sin tratar de quitarme los rulos, sin invertir tiempo en hacerme las manos y los pies. Hago ejercicios al aire libre sin preocuparme de que el cabello se estropee. He hecho las paces con todo mi cuerpo aceptándome tal como soy.

Empecé a darme cuenta del cambio que se estaba produciendo en mí el día de la presentación de Te ofrezco mis puertas en noviembre de 2019 cuando una amiga dijo que le sorprendía ver cómo durante el tratamiento de quimioterapia me había abierto a los demás y cómo había podido escribir un libro donde había mostrado mi alma. Mis prioridades se invirtieron y lo más importante para mí fue preparar mi alma para ganarme el cielo. Y eso cambia la forma de vivir cada día. Lo he ido internalizando poco a poco. Muchas personas se esconden, no quieren que las vean. Yo no fui así. Me dispuse a llevar mi enfermedad abierta a los demás, aceptándola, con todos los cambios que se fueron produciendo en mí, como cuando se me cayó el cabello y empecé a usar pañoletas.

Apostolado de la Amistad
La amistad a través de la oración

Fue así como durante la quimioterapia me reencontré con muchas amigas, la mayoría muy devotas, que me escribían para decirme que estaban orando por mí. «Saber que rezaban por mí empezó a ser un bálsamo durante esos duros meses del tratamiento».

No sé cómo explicarlo, pero yo sentía esas oraciones. Muchas de esas amigas me ayudaron a acercarme más a Dios. Con su amistad, ellas ejercieron el papel de apóstoles y contribuyeron a mi conversión.

Veía sus espíritus tan calmados, irradiando tanta paz, que yo quería sentirme como ellas. En ese momento no entendía el poder de la oración. Solo sabía que me hacía mucho bien cuando me decían que oraban por mí. Y se empezó a crear una especie de red de amistades relacionadas a la oración, incluso con personas que conocía de hacía muchos años y a las que me fui acercando cada vez más.

Al entrar a los grupos de sobrevivientes de cáncer o que todavía están en tratamiento esa red siguió creciendo. Pero aún era una relación más de recibir que de dar. Al presentar Te ofrezco mis puertas y empezar a escribir en mi blog en www.teredominguez.com los papeles comenzaron a invertirse. Ahora era yo quien empezaba a dar, a entregarme a los demás.

Me identifico con esta cita de Camino de san Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei:

«Deja ese ‘aire de suficiencia’ que aísla de la tuya a las almas que se te acercan. Escucha. Y habla con sencillez: solo así crecerá en extensión y fecundidad tu trabajo de apóstol». (Camino 958)

El Apostolado de la Amistad

Mi esposo siempre ha sido muy popular. Lleno de amigos que buscan su compañía. Es siempre el alma de la fiesta y de cualquier reunión. Puede hablar por horas.

Pero ahora él dice que los papeles se han invertido y que yo soy la popular. Dice que ahora le dicen que es el esposo de la escritora Tere Domínguez. La primera vez que me lo dijo me reí, pero al insistir sobre el tema entendí que era cierto: ahora tengo una red de amigos que traspasa fronteras. He conocido más personas en estos dos últimos años que en toda mi vida. Pero lo más impactante es comprobar que la gran mayoría ha sido motivada al abrir mi corazón y salir de mi cascarón.

En el retiro mensual de enero, el sacerdote habló sobre el apostolado a través de la amistad y que no se debe tener miedo a que nos llamen pesados porque queremos que más personas se acerquen a Dios. Que al vernos felices, quieran también ser felices buscando a Dios. Al escucharlo, profundicé que lo que estoy haciendo, escribir sobre mis sentimientos, sobre los santos, sobre mi caminar en mi encuentro con Dios, es para que más personas se acerquen también a Dios.

Al darme la oportunidad de escribir en este blog desde mayo del año pasado comencé a abordar temas que abonaron en mi crecimiento espiritual, pero a la vez hicieron que estos mensajes llegaran a mis amigos, familiares y personas de todo el mundo.

El recogimiento en casa con la pandemia permitió que escribiera de una forma que nunca pensé posible y sobre temas que sentía ajenos a mi conocimiento. La lectura, dejarme guiar y preguntar lo han hecho posible. Por ejemplo, al escribir sobre santa Teresa de Ávila supe cómo mudó de vida a pesar de todas las pruebas que enfrentó. Y me dije que si ella lo había hecho yo también podía lograrlo.

Como decía San Josemaría: «Ten presente, hijo mío, que no eres solamente un alma que se une a otras almas para hacer una cosa buena. Esto es mucho…, pero es poco. Eres el apóstol que cumple un mandato imperativo de Cristo». (Camino 942)

Y esto se relaciona con lo que decía el sacerdote el día del retiro: que Dios pone impaciencia en nuestro corazón. Dios ha venido a traer fuego a la tierra y tenía ansias de salvar a los hombres. Nosotros debemos dejar que ese fuego nos abrace. Para el Señor era más importante la paz interior que la misma salud del cuerpo. Le quema el hecho de que algunos se puedan perder. “Me duelen las almas”, decía también San Josemaría.

Y que esa posibilidad nos debe activar y mover a buscar a las personas. 

Que ese fuego no nos deje tranquilos.

Apostolado de la amistad
El apostolado de la confidencia

Cuando mando un post a mi lista de contactos recibo mensajes directos, pero también otros los suben directamente al blog. Muchos de ellos tienen que ver con el hecho de que así como yo estoy en un caminar de encuentro con Dios buscando la santidad en la tierra para ganarme el cielo, algunos contactos sienten que están haciendo ese camino conmigo. Que van creciendo en la fe con las historias que yo les comparto.

Este intercambio de mensajes ha motivado muchas confidencias. Me han dado la oportunidad de dar un consejo. O aprovechar una ventana o una luz en el alma de alguna amiga para decirle: ¿te gustaría participar en el rosario a la Capillita Peregrina de Fátima que hoy está en la casa de Kerube?

Dios me ha ido poniendo en una situación que nunca pensé. A veces me asusta un poco. Por ejemplo, el post “La visita inesperada” generó una lluvia de solicitudes por querer tener a la Capillita Peregrina de Fátima en sus casas. Así que los que organizan el apostolado en Panamá decidieron asignarme una para que yo organice su peregrinar.

Me sentí muy feliz, bendecida, sabiendo que es la Virgen que ha querido quedarse conmigo para que la ayude a seguir peregrinando en más hogares de la ciudad de Panamá.

Antes no comprendía el alcance de ser un apóstol. Ahora que me he convertido en uno siento mucha responsabilidad por mi actuar. En Camino, 932, san Josemaría dice:

«Mira: los apóstoles, con todas sus miserias patentes e innegables, eran sinceros, sencillos…, transparentes. Tú también tienes miserias patentes e innegables. Ojalá no te falte sencillez».

Y es lo que procuro yo.

Entender que soy solo un instrumento para que más personas se acerquen a Dios.

Y ahora te pregunto:

¿Cómo vives tu vida?

¿Te atreves a hablar de tu fe sin importar lo que te puedan decir?

¿Te animas a ser un apóstol?


Escrito por

Tere Domínguez O.

Comunicadora Social. Panameña. Su página Web es www.teredominguez.com

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!

¿QUÉ OPINAS SOBRE EL ARTÍCULO?

Déjanos un comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  1. Markelda dice:

    Tere
    Hermoso testimonio de vida.
    Por lo general cambiamos nuestro estilo de vida cuando enfermamos, enferma un familiar muy querido o la pérdida de uno de ellos. Lo bonito es que Dios siempre nos está esperando con los brazos abiertos, pase lo que pase.
    Sigue en tu apostolado y sigue llegando a tanta gente sedienta de Dios.

  2. María Isabel Arenas dice:

    Se necesita ser valiente para abrir las puertas del corazón como tú lo haces en cada uno de tus escritos. Te admiro por eso. Saludos mi estimada.

  3. Eduardo Molino Paz dice:

    Tere gracias por compartir. Eres fuente de inspiración, tus palabras me abrazan y transmiten paz y alegría. Todos de una u otra forma somos apóstoles en algún momento del día. Al final lo que cuenta son nuestras acciones.

  4. Myrna de carles dice:

    Tere, lo mas bello de todo es que ante la adversidad, salió a relucir un apostolado que siempre estuvo contigo, solo necesitabas un empujoncito😍

  5. Myriam Lemos de Pretto dice:

    Que lindo artículo Tere y eres un verdadero testimonio de Fe .
    Tu conversión nos demuestra a todos que es el camino que debemos seguir apesar de todas las dificultades que enfrentamos en la vida .
    Dios te bendiga siempre Tere y te acompañe en esta misión que has tomado de ayudar a todos a tu alrededor para acercarnos más a Dios y pedir que la Virgen Santísima nos cubra con su manto en este valle de lágrimas . 🙏

  6. Noris Vasquez-Vers dice:

    Interesante tu cambio María Teresa, “cambiar prioridades…preparar tu alma…”!!
    Así es, cuando se cambian las prioridades y se colocan adecuadamente, crecemos, invertimos la energía en lo realmente valioso, lo negativo se aleja, nos llenamos de buenas vibras, todo comienza a tener más sentido, el tiempo nos alcanza, y logramos sentir paz y tranquilidad espiritual. Y acostarse con esto y levantarse igual, es la alegría más grande.
    Lo más importante es identificar que hay que cambiar, concientizarse de ello y lo más difícil, ponerlo en práctica.
    Hasta eso hay que pedirle a Dios que nos ayude a cambiar, a asimilar, para ser un mejor ser humano.
    Lo difícil es lograrlo, soltar, llevar un balance…
    Lo que uno piensa que era un mal, al final es una gran bendición de Dios!!!
    Todo tiene un propósito!
    Felicidades Tere!

  7. Rita Estella Bernal dice:

    Hermoso e inspirador tu testimonio Tere!!!.
    Tienes el don de calar e inquietar en personas como Yo, que a pesar de que siempre he tratado de hacer las cosas bien para tratar de acercarme lo más posible a lo que debe ser para ganar la vida eterna en presencia de Dios,sabemos que nos falta mucho. Tú me haces reflexionar; en la misión de que a través de mí, otros conozcan y se acerquen más a Dios.
    Un abrazo

  8. SAGRARIO DE REYES dice:

    Tere, que hermoso escrito, sobre todo porque siento que sale de lo más profundo de tu corazón. Dios y la Virgen te escogieron para que con tu testimonio de fé y conversión, seas ejemplo y ayuda para muchas personas que han perdido la fé por situaciones que como seres humanos, a veces no somos capaces de aceptar que es la voluntad se nuestro Señor! Te quiero mucho Tere

  9. Marta dice:

    Soy una de las amigas sorprendidas de Tere, de su cambio espiritual, y me preguntó yo, es acaso que debo pasar por una experiencia tan fuerte como la vivida con Tere para acercarme a Dios?

  10. Iris Contreras de García dice:

    Es asombroso como el Señor, toca los corazones y escoge a quienes multiplicarán su evangelio. Tú, Tereza, fuiste escogida para hacer que muchas personas descubran que Jesús está en el corazón de cada uno. Sólo tenemos que escucharlo y dejarlo entrar.

  11. Teresita Azcarraga dice:

    Excelente artículo. Definitivamente que El Señor te pone a personas en tu camino que son los que te guian y sirven para cualquier propósito. Algunos son lecciones y otras se van de tu vida. Pero cada persona viene a tu vida por una razon. No es casualidad. En éste dia de San Valentin, una prima querida falecio esta.madrugada de cáncer. Tenia varios años batallando con esa dura enfermedad. Pero, Dios la liberó y agradezco que pude hablarle antes que partiera hacia la casa del Señor y tambien que falleció en un dia muy especial y se durmio cuando se fue. Eso ha sido muy importante, además que fue una hermosa, prima, hija, madre, amiga. Muchas gracias por el post Tere. Espero que tengas muchos éxitos con tu libro y proyectos. Un abrazo. Teresita

  12. Xenia Garcia dice:

    Hola Tere:
    He leído tu artículo sobre el “Apostolado de la Amistad” y quiero contestar las preguntas que dejas al final.
    ¿Cómo vives tu vida?
    Es una marea, con altas y bajas. Tratando que las altas se queden por mucho tiempo. Y estoy hablando de lo espiritual, de cuando oro sin trabajo, cuando siento el gusto por las cosas de Dios, cuando extraño la adoración al Santísimo, cuando busco conocer cada día más sobre la Fe, cuando leo sobre Santos, sobre el Catecismo, sobre la Vida de Jesús, etc. Pero también, cuando en grupo podemos abrirnos y compartir, ser uno mismo y lograr que con los amigos y hermanos en la Fe podamos ir juntos al cielo.
    Y en los momentos bajos, aferrarse a la Esperanza, a la Confianza y a la Misericordia de Dios, porque en muchas ocasiones son pruebas a nuestra Fe. Entonces no queda otra que pedir ayuda a lo alto y pedir a los amigos que oren por uno para salir pronto de ese sentir.
    ¿Te atreves a hablar de tu fe sin importar lo que te puedan decir?
    Uy, es un Sí en grande. Esto me ha traído muchos problemas con muchas personas que no tienen nuestra propia meta: Ir al cielo, cumplir con todo lo dispuesto por Jesús y luchar por la Verdad. Me ha tocado alejarme de personas, de grupos, de sitios, etc. Pero ya dijo Jesús que seríamos perseguidos por su causa, y en la actualidad se nos critica, se nos tilda de homofóbicos, de anticuados, de retrogradas, de tantas cosas, solo por el hecho de seguir a Cristo y su palabra.
    ¿Te animas a ser un apóstol?
    Apóstol, palabra gigante para personas sencillas que Jesús escogió. Fueron sus más allegados, los que sin reserva (y luego de recibir el Espíritu Santo) llevaron el mensaje de Dios a los confines del mundo, tal como se les había encomendado, sin importar morir por esta causa. ¿Me animo a ser uno apóstol? Cuánto diera por soltar todo y serlo. Sin embargo, no hay que salir y recorrer el mundo para cumplir un apostolado. Desde mi lugar, desde la misión que Dios puso en mis manos, desde mis intentos aunque falle, trato y trataré hasta el final. Fiel hasta el fin, dice el escudo de nuestra escuela (Esclavas del Sagrado Corazón); de esto se trata. Pido al Espíritu Santo, me dé la gracia de seguir este camino de conversión y ser un apóstol desde dónde él me tiene situada.
    Con cariño, Xenia

  13. Africa Zurita de costa dice:

    Tere me encanto el comentario que hicisteis hoy y otros que oí o leí te felicito de veras mil y gracias y sigue por favor

Regresar al Blog