Pamela Avilés

Ecuatoriana. Tiene 7 hijos. Orientadora Familiar. Actualmente se dedica a la venta de mariscos atendiendo a familias e instituciones.

11 min

Gise Egas y Pedro Durini, “El poder de la oración, conversión y los 10min con Jesús”

Gisela Egas es guayaquileña, licenciada en Comunicación, trabaja en su negocio de tarjetería y es madre de 4 varones; casada con Pedro Durini, quien trabaja en una compañía de seguridad, de familia católica practicante con familiares religiosos; sin embargo Pedro no, más bien, declarado ateo por 33 años aproximadamente hasta que llegó su oportunidad de conversión.

Gise, ha sido siempre una mujer de oración y con la firme intencionalidad de practicar la fe en su familia. A pesar de que Pedro era indiferente a la vida de piedad de Gise, ella se refiere de su esposo como un hombre bueno por lo que no perdió la esperanza de que se dé el milagro de su conversión. Entre sus estrategias estaba rezar con su suegra por Pedro y escuchar en alto en su casa los audios de 10min con Jesús, para que quien pasara por allí se familiarice con la importancia de tratar a Dios. Así como cuestionarlo a que busque la verdad; pero todo parecía en vano.

Como llegó Dios a la familia

Pero Dios desarrolla sus planes de manera perfecta, Gise fue su primera piedra de toque, luego sus 4 hijos y finalmente por medio del instrumento de un audio de la oración de 10min con Jesús, Pedro solo, en un día ordinario de trabajo, a primera hora de la mañana reacciona y se sensibiliza, abriendo su entendimiento al querer de Dios, a su misericordia y al perdón para pasar a una nueva etapa de su vida, donde quiere estudiar, comprender y contagiar el amor de Dios entre quienes los rodean.

oración que dura 10 minutos, Al

Pedro también nos dice que el haber escuchado ese audio de 10min con Jesús varias veces, fue una conversión automática, decidido a ser católico, como cuando un cirujano entra a una operación masiva y extrae lo que está malo. Por otro lado Gise se siente muy bendecida al saber que ahora ambos miran en una misma dirección y siente su apoyo en la formación de sus hijos; pertenecen a un mismo equipo, esforzándose por dar buen ejemplo en la correspondencia de amor a Dios.

Un detalle muy significativo que reconoce Pedro, es la necesidad de rectificar por el tiempo perdido, comenzando por pedir perdón a sus hijos por haber estado alejado de Dios tanto tiempo e incluso en su oración diaria pide por quienes él pudo haber hecho daño con su incredulidad y que el Espíritu Santo obre en esas almas.

Finalmente nos dice Pedro que su prioridad hoy es el trato diario con Dios, con la Virgen María y frecuencia de sacramentos, ha aprendido a vivir en comunidad y con humildad, pidiendo ayuda y aprovechando más la Gracia de Dios como pareja para sentirse más unidos. Gise ante este regalo de la conversión de su esposo ha aprendido a agradecer por lo negativo o lo que no se entiende porque detrás de las cosas difíciles se ve que siempre con fe viene algo bueno.

Gise Egas y Pedro Durini

Preguntas para el diálogo

1.  “Orar sin desfallecer” es una de las verdades que Jesús ha dejado plasmada en el Evangelio.

¿Cómo es tu fe y tu confianza en Dios, incluso cuando no comprendes su voluntad? Todos pasamos por momentos de desánimo y fatiga, especialmente cuando nuestros deseos no se identifican con el de nuestro Padre Dios. ¿Consideras tu oración como una varita mágica o es una relación con tu Padre Dios?

2.  Conversión significa cambiar de vida, tomar un rumbo diferente; fue lo que le ocurrió a Pedro una mañana de un día normal escuchando un audio de 10min con Jesús.
Pero seguramente tu conversión no necesariamente debe ser extrema.

¿Has pensado alguna vez que Dios te pide una conversión de actitud, de pasar de una mentalidad egoísta a una mentalidad cara a Dios?

3.  Rectificar es esencial para una conducta coherente cristiana. Pedro por gracia del Espíritu Santo vio la luz y automáticamente pensó en reparar y rectificar los errores de la vida pasada.

¿Después de acudir al Sacramento de la Reconciliación, te preocupas por tener más espíritu de reparación y deseos de formar mejor tu conciencia?

4.  Gise nos comenta que después del milagro de la conversión de su esposo, agradece las situaciones difíciles, ya que está convencida que detrás de cada batalla, hay una victoria.

¿Sabes llevar bien las contrariedades de la jornada o aprovechar las situaciones adversas para crecer en tu confianza en Dios?

Gise Egas y Pedro Durini

Propuestas de Acción

1. Orar es entrar en confianza con el mismo Dios con la naturalidad de hijos necesitados.

Cuando sentimos desfallecer, simplemente es porque nos falta confianza, recogimiento y constancia. Nos dejamos arrastrar por los resultados que pide el mundo. En esas situaciones debemos ser más humildes y creer en el poder de la oración, que Dios arranque de nuestra alma ese afán de buscar compensaciones terrenas para sostenernos en su compañía.

2.  Convertirse para pensar siempre en agradar a Dios no es fácil.

Cambiar el egoísmo, la mentalidad es muy complicado. Se requiere una mentalidad sobrenatural con mirada de eternidad. Por lo que es Importante, como recomienda Pedro buscar ayuda, vivir en comunidad, con gente que quiera vivir como se piensa.

3.  Que seamos humildes y piadosos para conseguir la conversión que necesitamos. Dios es el hacedor de los milagros. Cada conversión es un milagro de amor.

Hay personas que no aciertan a vivir coherentemente como cristianos. Están más pendientes de satisfacer a los demás o de la propia gloria. Por eso se debe realizar toda tarea, sabiendo que Dios nos ve.
Obras son amores y no buenas razones, tienes que tener la valentía de vivir pública y socialmente conforme a tu fe, rectificando y pidiendo perdón las veces que sean necesarias.

4.  Dios tiene unos planes que no siempre podemos comprender. Tampoco es fácil descubrir lo bueno que se esconde detrás de una adversidad. Sin embargo muchos pueden descubrir a Dios en la cama de un hospital. Incluso ante una traición, se puede descubrir que hay otros muchos que te aman y confían en ti.

Que siempre se vea en ti, tus buenas obras y tu sonrisa, a pesar de las críticas y contradicciones a tu alrededor.

Los Salmos

Meditar con la Sagrada Escritura

1. Lucas 18, 1-8 “Les proponía una parábola sobre la necesidad de orar siempre y no desfallecer”.

Dios desea que oremos con fe y humildad.

2.  Marcos 1, 40-45  “Se le acerca un leproso suplicándole y, puesto de rodillas, le dice: «Si quieres, puedes limpiarme». Compadecido de él, extendió su mano, le tocó y le dijo: «Quiero; queda limpio». Y al instante, le desapareció la lepra y quedó limpio.

Por tanto acudimos al Señor como el leproso, necesitando su Gracia y queriendo sanar.

3.  Mateo 25, 31-46  En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Cuando el Hijo del hombre venga, en su gloria, acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda…

Convertir nuestros corazones para hacer el bien. «Hay que hacer las cosas ordinarias, con un amor extraordinario»(Beata Madre Teresa de Calcuta)

4.  Mateo 4, 12-17 …Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: «Convertíos, porque el Reino de los Cielos ha llegado.» Recorría Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo…

Cristo se hizo hombre para convertirse en luz en nuestro caminar, porque quiere que todos los hombres se salven y lleguen a la eternidad.

5.  Lucas 7, 19 -23…En aquel momento curó a muchos de sus enfermedades y dolencias, y de malos espíritus, y dio vista a muchos ciegos. Y les respondió: «Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, se anuncia a los pobres la Buena Nueva; ¡y dichoso aquel que no se halle defraudado en mí!«…….

El Señor va más allá de lo que nosotros podemos esperar, curará nuestras necesidades y dolores. No debemos temer a la adversidad.

Meditar con el Papa

Meditar con el Papa Francisco

Homilía S.S. Francisco, Ángelus del 15 de febrero de 2015

…….”Si quieres puedes purificarme”. A esta oración humilde y llena de confianza, Jesús responde con una actitud profunda de su ánimo: la compasión. La compasión es una palabra muy profunda que significa ‘sufrir con el otro’.

El corazón de Cristo manifiesta la compasión paterna de Dios por aquel hombre, acercándose a él y tocándolo. Este particular es muy importante. Jesús tiende la mano, lo toca… y en seguida la lepra desaparece y Él lo purifica”. La misericordia de Dios supera cada barrera y la mano de Jesús toca al leproso. Él no pone una distancia de seguridad y no actúa delegando, sino que se expone directamente al contagio por nuestro mal. Y así justamente nuestro mal se vuelve el lugar del contacto: Él, Jesús, toma de nosotros la humanidad enferma y nosotros de Él su humanidad sana y que cura.
Esto sucede cada vez que recibimos con fe un sacramento: el Señor Jesús nos ‘toca’ y nos da su gracia. En este caso pensamos especialmente en el sacramento de la Reconciliación, que nos cura de la lepra y del pecado.

Audiencia General S.S. Francisco. Viernes 25 de mayo, 2016

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!
La parábola evangélica que acabamos de escuchar (cf. Lc 18, 1-8) contiene una enseñanza importante: «Es preciso orar siempre sin desfallecer» (v. 1). Por lo tanto, no se trata de rezar alguna vez, cuando tengo ganas. No, Jesús dice que hay que «rezar siempre, sin desfallecer». Y presenta el ejemplo de la viuda y del juez.

…De esta parábola Jesús saca una doble conclusión: si la viuda logra convencer al juez deshonesto con sus peticiones insistentes, cuánto más Dios, que es Padre bueno y justo, «hará justicia a sus elegidos, que están clamando a Él día y noche»; y además no «les hará esperar mucho tiempo», sino que actuará «con prontitud» (cf. vv. 7-8)… La parábola termina con una pregunta: «Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará fe sobre la tierra?» (v. 8). Y con esta pregunta nos alerta a todos: no debemos renunciar a la oración incluso si no se obtiene respuesta. La oración conserva la fe, sin la oración la fe vacila. (…)

Misa matutina en la Capilla de Santa Marta S.S. Francisco. Lunes 5 de marzo, 2018. Conversión del pensamiento.
«Convertir el pensamiento», además «de las obras y los sentimientos» en la convicción de que «la fe no es un espectáculo»: esta es la sugerencia propuesta para la Cuaresma por el Papa Francisco, en la misa celebrada el lunes por la mañana, 5 de marzo, en Santa Marta. Porque, afirmó, «es importante no solo lo que yo pienso, sino cómo pienso».
… Concretamente el Papa propuso algunos interrogantes para plantearse a sí mismo: «¿Con qué espíritu pienso? ¿Con el espíritu del Señor o con el espíritu propio, el espíritu de la comunidad a la cual pertenezco o del grupo o de la clase social a la que pertenezco o del partido al que pertenezco? ¿Con qué espíritu pienso?». Y así, verificando «si yo pienso realmente con el espíritu de Dios, pedir la gracia de discernir cuando pienso con el espíritu del mundo y cuando pienso con el espíritu de Dios». Y por esto, concluyó Francisco, es importante pedir a Dios también «la gracia de la conversión del pensamiento»

experiencia

Exhortación apostólica Evangelii Gaudium. Capítulo V. Evangelizadores con espíritu. El Encuentro personal con el Amor de Jesús que nos salva.

266. Pero esa convicción se sostiene con la propia experiencia, constantemente renovada, de gustar su amistad y su mensaje. No se puede perseverar en una evangelización fervorosa si uno no sigue convencido, por experiencia propia, de que no es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo, no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo.

No es lo mismo tratar de construir el mundo con su Evangelio que hacerlo sólo con la propia razón. Sabemos bien que la vida con Él se vuelve mucho más plena y que con Él es más fácil encontrarle un sentido a todo. Por eso evangelizamos. El verdadero misionero, que nunca deja de ser discípulo, sabe que Jesús camina con él, habla con él, respira con él, trabaja con él. Percibe a Jesús vivo con él en medio de la tarea misionera. Si uno no lo descubre a Él presente en el corazón mismo de la entrega misionera, pronto pierde el entusiasmo y deja de estar seguro de lo que transmite, le falta fuerza y pasión. Y una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie.

Don Álvaro y San Josemaría

Meditar con san Josemaría

Es Cristo que pasa Nº 64

La vida humana es, en cierto modo, un constante volver hacia la casa de nuestro Padre. Volver mediante la contrición, esa conversión del corazón que supone el deseo de cambiar, la decisión firme de mejorar nuestra vida, y que —por tanto— se manifiesta en obras de sacrificio y de entrega.

Es Cristo que pasa Nº 119

¡Cómo enamoró a los primeros discípulos la figura de Cristo orante! Después de contemplar esa constante actitud del Maestro, le dijeron: Domine, doce nos orare, Señor enséñanos a orar así.

FORJA 172

Si has cometido un error, pequeño o grande, ¡vuelve corriendo a Dios!
—Saborea las palabras del salmo: cor contritum et humiliatum, Deus, non despicies —el Señor jamás despreciará ni se desentenderá de un corazón contrito y humillado.

CAMINO 254

¡Ahora! Vuelve a tu vida noble ahora. —No te dejes engañar: «ahora» no es demasiado pronto… ni demasiado tarde.

SURCO 161

«Nunc coepi!» —¡ahora comienzo!: es el grito del alma enamorada que, en cada instante, tanto si ha sido fiel como si le ha faltado generosidad, renueva su deseo de servir —¡de amar!— con lealtad enteriza a nuestro Dios.

FORJA 170

Todo lo espero de Ti, Jesús mío: ¡conviérteme!

Visita nuestro Instagram @10minconjesusal

Secretos de la Oración

 

 


Escrito por:

Pamela Avilés

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!


    Regresar al Blog
    Únete
    Suscríbete
    Donar