< Regresar a Blog

Comunicadora Social. Panameña. Autora de "Te Ofrezco mis puertas" (2019) y del libro ilustrado "Chachalaca y su viaje inesperado" (2019)

6 min

1858total visits.

2+

2020: Año De Redescubrir La Familia

¿Confias realmente en Dios como lo hizo la Sagrada Familia? 

¿Aceptas lo que ocurre y procuras vivir cada día haciendo la vida lo más agradable posible para la convivencia familiar? 

¿Cuál es el camino que está recorriendo tu familia?

Reseña:

Tere Domínguez O. nos comparte sus reflexiones sobre cómo el confinamiento por la pandemia ha reforzado la unión de las familias. Así como la Sagrada Familia inició su camino a Belén fortalecida en la confianza en Dios, así hoy, en todo el mundo, debemos imitarlos. Como dice el papa Francisco:

“Nos compromete a redescubrir la vocación y la misión de cada familia”.

Familia numerosa y alegre
La familia en pandemia

Debido a las restricciones de movilidad impuestas en la mayoría de los países por el Covid-19, nos hemos visto forzados a reunirnos más en familia, para trabajar, para estudiar, para el desayuno, el almuerzo y la cena. 

Y digo forzados porque ha sido algo inesperado, que algunos han tomado como una alegría y otros como un trauma. 

Una pareja de amigos me decía que, por primera vez, desde que se casaron (hace más de veinte años), hacían juntos las tres comidas. Fue tal la revolución que ocasionó el encierro que no estaban acostumbrados a cocinar en la casa.

En mi caso no fue tan traumático. Desde mi diagnóstico de cáncer el año pasado, siempre procuraba comer en casa, todo lo más natural posible. Incluso después de terminar el tratamiento seguimos haciéndolo.

El redescubrimiento del amor familiar

Familia unida

Pienso que la cuarentena les ha dado una oportunidad a las familias de redescubrirse. Por ejemplo, un colega escritor me dijo que si bien no era fácil trabajar desde casa por lo reducido del espacio, estaba feliz porque podía compartir con su hija pequeña. 

Y una amiga que trabaja junto a su esposo en casa y tiene tres hijos adolescentes, agradece este tiempo que le ha permitido compartir con ellos, porque antes salía a las ocho de la mañana y no regresaba hasta la noche. 

Si bien se han sumado las tareas del hogar, han establecido responsabilidades para todos. Y así se replican ejemplos en todo el mundo. 

Creo que si se pudiera encuestar a los niños sobre si les gusta que sus padres estén ahora todo el tiempo con ellos, la respuesta sería un sí rotundo. 

Todos estos pensamientos vinieron a mí cuando me pidieron escribir sobre la Sagrada Familia. 

¿Qué es la Sagrada Familia?

José y su sagrada familia

Había escuchado muchas veces el término sin profundizar en su significado. Solo sabía que José, María y Jesús conformaban la Sagrada Familia, así que para documentarme leí María. Una vida junto a Jesús de José Antonio Loarte, cuya primera edición vio la luz en 2011, en la página web del Opus Dei.

El libro describe veinte escenas de la vida de la Virgen. Me dije: ¿cómo este libro me hará entender qué es la Sagrada familia? Pero me dispuse a leerlo confiando en la persona que me lo había recomendado.

El libro narra la vida de la Sagrada Familia paso a paso, explicando las costumbres de esa época. Los hechos refuerzan de manera sencilla que los cristianos debemos aceptar con amor las manifestaciones de Dios, aunque en ocasiones no las entendamos. 

Aceptar la voluntad de Dios

voluntad de Dios

Así como María aceptó sin dudar ni cuestionar que sería la madre de Dios. Así como José aceptó lo que en sueños le dijo un ángel y se dispuso a cuidar a María y Jesús hasta el día de su muerte. Y así como Jesús aceptó sacrificarse por nosotros sin quejarse, por amor a su Padre, por la redención de nuestros pecados y para que ganemos la vida eterna. 

Le oír a alguien decir hace poco que esta pandemia es un castigo de Dios. Se quejaba del cierre de las iglesias, en especial del templo de la Virgen de Guadalupe

La familia es la Iglesia en minuatura

familia

Al principio me hizo dudar, pero después recapacité: son las familias donde debemos estar, donde bendecimos los alimentos antes de comer, donde aprendemos a compartir los quehaceres del hogar, donde se aprende a perdonar y donde somos comprendidos.  

Por algo dicen que las familias son las pequeñas iglesias domésticas o la iglesia en miniatura. En el Catecismo de la Iglesia Católica lo aclaran cuando afirman que cada miembro de una familia, según su propio papel, ejerce el sacerdocio bautismal. 

Y  contribuye a hacer de la familia una comunidad de gracia y de oración, escuela de virtudes humanas y cristianas, y lugar del primer anuncio de la fe a los hijos.

Jesús: hijo de una familia

EL NACIMIENTO DE JESÚS

El papa Francisco ha dicho que Dios eligió nacer en una familia humana. En un pueblo remoto y muy pequeño.  Pudo haber venido espectacularmente como guerrero o como emperador, pero eligió venir como hijo de una familia. 

También ha señalado que la familia de Nazareth, aun hoy “nos compromete a redescubrir la vocación y la misión de cada familia. Hacer que el amor sea normal y no el odio, hacer común la ayuda mutua, no la indiferencia o la enemistad”.

Por tanto, en este momento, la Sagrada Familia adquiere una relevancia aún mayor ya que la burbuja familiar es con la que tenemos que convivir. Las burbujas escolares, laborales, sociales no son seguras. Solo lo es nuestra familia, como siempre ha debido serlo. 

La bendición de la familia

Los sucesos vividos por la Sagrada Familia pueden trasladarse perfectamente a la realidad que vivimos hoy. Cada familia tiene “un camino común que seguir”, dice el Papa. «Es en el seno de una familia donde nos educamos en el perdón, porque tenemos la certeza de ser comprendidos y apoyados a pesar de los errores que se pueden cometer”. 

Por ello debemos sentirnos afortunados de tener una familia. Aceptarla como es y disponernos a mantenerla, no importa la tempestad o la pandemia que tengamos por delante.

Este año las familias han tenido que redefinir sus roles. Veámonos en el espejo de la Sagrada Familia.

San José

José es el hombre que pasa desapercibido, el de la presencia discreta, de apoyo y de guía en tiempo de dificultad. Siempre dispuesto a hacer la voluntad de Dios, José tuvo la valentía de aceptar la paternidad legal de Jesús. 

La acogida de Jesús nos invita a acoger a los demás, sin exclusiones, tal como son. 

San José fue declarado patrono de la Iglesia Universal hace 150 años. Por este motivo, el papa convocó un año dedicado especialmente a él, hasta el 8 de diciembre de 2021, y publicó la Carta Apostólica “Con corazón de padre”. 

El verdadero milagro 

familia

Allí conocí el verdadero milagro con el que Dios salvó al Niño Jesús y a María: fue José. El cielo intervino confiando en la valentía creativa de José, quien acondicionó un establo para el nacimiento del hijo de Dios. 

Y quien supo organizar la huida a Egipto tan pronto el ángel lo alertó del peligro, lo que se constituyó en la primera de las persecusiones que Jesucristo habría de sufrir en la tierra a lo largo de su historia. Transformó problemas en oportunidades. 

La Virgen María

Aceptó el anuncio del Ángel Gabriel sin dudar, y a pesar de los contratiempos se mantuvo alegre ante la venida del hijo de Dios. La Virgen, como todas las madres, seguía con ojos llenos de amor el crecimiento de su hijo. 

Y aunque estaba unida a la suerte y al sacrificio de él, confiaba ciegamente en la promesa de Jesús: al tercer día resucitaré. Ella se abandonó en las manos de Dios, confiando ciegamente en Él. 

El Niño Jesús

Necesitaba de José para ser protegido, cuidado y criado. Y su madre lo cobijó en su vientre y lo recibió con mucho amor. Jesús creció como un niño común, en un pueblo remoto, con un padre y una madre amorosos, supo ser un hombre de bien viendo a su padre trabajar como carpintero y aprendió su oficio. 

En la Sagrada Familia, “Jesús aprendía a hablar con palabras humanas y a querer con corazón de hombre”, se dice en la carta apostólica. 

Y ahora te pregunto:

¿Confias realmente en Dios como lo hizo la Sagrada Familia? 

¿Aceptas lo que ocurre y procuras vivir cada día haciendo la vida lo más agradable posible para la convivencia familiar? 

¿Cuál es el camino que está recorriendo tu familia?


Escrito por

Tere Dominguez

Comunicadora Social. Panameña. Autora de "Te Ofrezco mis puertas" (2019) y del libro ilustrado "Chachalaca y su viaje inesperado" (2019)

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!

¿QUÉ OPINAS SOBRE EL ARTÍCULO?

Déjanos un comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.


  1. Myrna de carles dice:

    Tere, que bello escrito, Un tributo a LA SAGRADA FAMILIA,… siempre le digo y reitero a mi Familia que de esta saldremos reinventados y fortalecidos. Hay que valorar que ante esta adversidad hay que ver la parte positiva.

  2. Xenia Garcia dice:

    Hola Tere!
    La Sagrada Familia de Nazareth, ejemplo por cada uno de sus miembros y en su conjunto también. Es el núcleo principal de la vida humana. Dios lo ha dispuesto así. Sin embargo, el maligno a través del pecado ha pedido permiso para probarnos en nuestro lugar más sagrado, la familia. Vemos así como quieren llamar matrimonio a uniones no naturales ni querida por Dios. Vemos cómo quieren aprobar el asesinato legal del ser más indefenso y sin voz, el bebé, criatura de Dios. En este siglo es cuando más se nota, pero creo que en el siglo pasado se inició esta terrible confabulación contra la familia. Muchos que nacimos en el siglo pasado, pudimos vivirlo con compañeras (en mi caso) con hogares destrozados por el divorcio, adolescencias terribles por la falta de padres en el hogar, valores desmejorándose con el “peace and love”, uniones libres sin compromisos, en general pecado por doquier.
    Algo que recuerdo y quedó grabado en mi ser con dolor, es que ya en mis años universitarios entre amistades femeninas decían algo así: “si yo a los 30 años no he conseguido pareja para casarme, busco con quién tener un hijo, pero sola no me quedo” Terrible, no? Se decía libremente. Yo me oponía pues lo veía y lo sigo viendo como un egoísmo a su máxima expresión. Si se me ocurría decir lo que pensaba, era juzgada como anticuada, mojigata o como tonta. Y mi argumento era que si yo tuve la oportunidad de una familia, por qué negarsela a mi hijo o hija. Quedarse solo no era justificación, pues si lo que se quería era compañía o quién te cuide en tu vejez, no era la manera de encadenar a un ser, a un pequeñito de tu vientre, dado por Dios.
    La familia decía Monseñor Ulloa en su homilía hoy es la empresa más importante del ser humano para ser cuidada y amada por siempre. Cuánta verdad que como bien dices en tu escrito, la pandemia nos ha permitido redescubrir. Dios saca cosas muy buenas de lo que nos parece malo. No tengo duda de ello.
    Y si el que lee esto, no tuvo una familia, no tuvo una madre o un padre, refúgiate en Nazareth. María nuestra Madre por siempre, José el padre que nos cuida y defiende contra el mal y Jesús el amor mismo que se entrega como hermano, como Dios por nuestros pecados- Míralos y descubre allí tu familia por siempre y por la eternidad.
    Y para los que no tuvimos una familia perfecta, recordemos a Rubén Blades, familia es familia! Allí nacimos y moriremos con las bondades y los desaciertos.
    Pidamos a Dios termine la guerra en contra de la familia, y que su palabra y voluntad se haga presente entre nosotros los hombres.
    Un abrazo, Xenia

  3. Belquis Cecilia Saez dice:

    Excelente post.. En pandemia la familia debe unirse mas. Lamentablemente en algunos casos no ha sido así.. Ojalá tengamos mas lecturas cómo está que nos ayude a todos sobre la necesidad de uniremos más.

  4. Mirta Arrocha de De la Guardia dice:

    Muy querida Tere. Tu siempre nos reconfortas y renuevas nuestras energias positivas con tus hermosos analisis/escritos. Tu fe, contagia y alegra nuestros corazones.

  5. Luisana dice:

    Muy bello tu escrito y verdadero. Lo más grande que podamos tener es y será la familia, Allí encontramos el verdadero amor, el amor entre los padres, los hermanos y por supuesto nuestros abuelos, el amor entre los esposos. No hay amor más verdadero como ese. Nos queremos aceptándonos como somos. Cada quien distintos y humanos con nuestros defectos y virtudes, pero nos perdonamos nuestras faltas y alabamos nuestras virtudes.
    No hay como la familia Tere, lo demás, amistades, compañeros de trabajo, el compartir con los demás también nos llena de alegría y a veces satisfacciones son regalos que nos da Dios también. Como humanos necesitamos de todo eso, el compartir con los demás es bueno. Pero Tere no hay nada como la familia, allí nos queremos y nos perdonamos. Si ésta horrible pandemia ha servido para unir a las familias, bendito sea Dios !!🙏🙏

  6. Teresita Azcarraga dice:

    Muy lindo el articulo. Así es. Aunque para algunas personas como viudas o que solo su burbuja familiar sea mas reducida, es diferente la situación. Cuando se es viudo, debido a la Pandemia, ya no puedes compartir con aquellas personas con las cuales compartías antes de la Pandemia. Entonces hay que buscar la manera de mantenerse en contacto con la familia inmediata para que no se rompa ese vinculo. Igualmente con las amistades que a veces resultan hasta más que tu propia familia. En algunas amistades puedes encontrar una hermana, un hermano etc. Gente que haría cualquier cosa por uno. Y así es. Una cosa es la familia. Y otra cosa son los «Familiares «.es muy diferente. Hay que saber manejar bien tu rol dentro de una familia y saber que El Señor jamás nos olvida.

  7. Regina Fuentes dice:

    Me parece que acercs a la Sagrada Familia y a valorar la belleza de la normalidad. Una gran esperanza para los de a pie. Felicitaciones Tere y gracias por tus escritos.

  8. Luis Pernett dice:

    Excelente escrito y sobre todo Reflexión escrita desde la Fe y el Corazón! Bendiciones mil!

Regresar al Blog