< Regresar a Blog

Venezolano. Vive en Buenos Aires. Estudia en la U. Católica. Recibe formación cristiana desde hace 4 años.

5 min

Ponte a orar con una canción

Siempre que hablo de las herramientas que nos sirven para hacer oración, uso la metáfora de las muletas: “Usa las muletas si te ayudan a caminar mejor. Si lo que hacen es entorpecer el andar, mejor dejarlas”.

Herramientas para orar

Algo similar pasa con los ratos de oración. Si uno intenta hacer oración con un libro que tiene en el celular, y del libro se pasa a Instagram…es claro que el teléfono está siendo un distractor, y estorba en lugar de ayudar.

A lo que voy es que: Una herramienta que a algunos les sirve para rezar es la música.

Una buena hora santa con música bien ensayada y afinada, despierta mucho el alma. Yo, más de una vez, he llorado en adoración cuando la letra de una canción y la forma de interpretarla realmente toca el corazón.

DAR VERDADERO FRUTO

La música en el día a día

Una idea que a mí me hace mucho bien es: pensar en la santificación de lo ordinario.

No tengo que dejar de cumplir mis obligaciones ordinarias para hacerme santo. ¡Al contrario! Tengo que cumplir mis obligaciones, con mucho amor a Dios, para realmente hacerme santo.

Deberes ordinarios y espirituales

Eso no significa que hay que descuidar los ratos de oración en los que dedicamos tiempo exclusivamente al Señor. Hay que hacer ambas cosas: Deberes ordinarios (estudiar) y deberes espirituales (oración).

Tenemos que hacernos santos en lo ordinario. Pero si lo ordinario nos aleja de Dios, ¿es incoherente? No me digas que tu afán de hacerte santo en lo ordinario te termina alejando de la fuente de la santidad…

ataduras

La música

El punto es que, dentro de las obligaciones ordinarias que cada uno de nosotros tiene que cumplir, a veces puede estar la música: en un viaje en transporte al trabajo, o a la noche cuando cocinas y pones música de fondo. Es normal que estemos solos y escuchemos música.

En este sentido, hay dos ideas que me parecen que pueden acercarte al Señor a través de esto que es tan pequeño:

1.Escuchar música cristiana

Hay veces que la música cristiana no es buena. Es una realidad. No les resultará ajena la experiencia de una misa con música un poquito desentonada, con dos señoras mayores cantando a capela, sin coro ni instrumentos. Esas experiencias nos dificultan llegar a Dios desde la música.

Sin embargo, hay muchísima música de muy buena calidad en plataformas de streaming, con producción profesional y cantantes muy entrenados.

Cada tanto podemos reemplazar la música de Camilo o de Dua Lipa, con Pascua Joven San Isidro, Athenas o Hakuna Group Music.

De hecho, hay canciones de Hakuna que genuinamente me gustan más que las que escucho en la radio, independientemente de su letra o concepto. ¡Anímate a escuchar buena música!

Musica

2. Orientar la letra a Jesús o a María

Hay canciones (respetuosas o no) que tienen pequeñas frases, que si extraemos con pinzas, podemos dedicárselas al Señor o a María, ¡y qué lindo es! Dejo por acá algunos ejemplos (algunos polémicos):

Bizarrap

QUEVEDO || BZRP Music Sessions #52: Si pensabas que lo habías visto todo en la vida, acá tienes a Bizarrap en un artículo de 10 minutos con Jesús.

Un colega comunicador insiste mucho en que las cosas que se hacen virales hay que estudiarlas, y encontrar que es ese algo que las hace estallar. Personalmente con esta canción no sé qué es lo especial, pero la letra es muy pegadiza y la armonía está muy bien armada.

Hay una frase (recuerden sacar esto con pinzas, hay muchas partes ofensivas de la canción) que me despierta especial ternura: “Quédate, que la noche sin ti duele”.

Si reemplazamos ese “ti”, con un “Ti” con mayúsculas, la frase toma mucha fuerza.

Cuántos de nosotros hemos tenido noches en las que tenemos que dormir, pero no estamos durmiendo porque la angustia nos mantiene despiertos. O quizás noches rodeados de mucha gente, pero lo que realmente queremos es estar solos contigo.

Qué lindo es poder decirle al Señor: “Quédate conmigo, porque si te vas, la noche duele”. Para mí es espectacular.

En otra parte dice: “Que ya no quiero nada, que no sea contigo”. Eso tenemos que tenerlo siempre en la cabeza:

“Señor, ya no quiero nada que no sea contigo. Quiero que mi trabajo sea contigo, que mi estudio sea contigo y que mi vida sea contigo”.

Para compensar las partes complicadas que tiene esta canción, que a pesar de eso me gusta bastante, trato de siempre pensar en el Señor en esas frases.

Recuerden: Como las muletas: Solo te sirve. En algunos casos conviene no escuchar esta música y listo.

Capital Cities – Safe And Sound

Captial Cities, Safe and Sound: Este es un caso de los llamados “One hit wonders”, un grupo que apareció con una canción que fue Top 1, y luego nadie supo nunca más de ellos. Solo son recordados por esa canción. Es como “Las Ketchup” con “Aserejé” o “Los del Río” con “La Macarena”.

Esta canción arranca con estos 3 versos:

I could lift you up

I could show you what you want to see

And take you where you want to be

La traducción es más o menos parecida a esto: Yo puedo elevarte. Te puedo mostrar lo que quieres ver y llevarte a donde quieres estar.

Es muchísimo más profundo de lo que parece. Piénsalo como algo que el Señor te dice a ti:

«Yo sé lo que realmente quieres ver y donde realmente quieres estar. Conozco tus anhelos mejor que tú mismo. Déjame entrar en tu vida y elevarte al cielo».

Siempre me moviliza mucho pensar en esto.

Recuerda que estos son ejemplos que a mí, Dani Urdaneta, me sirven. La invitación es para que hagas lo mismo con la música que a ti te gusta.

La música en la oración

La herramienta concreta para hacer oración escuchando música, sí o sí es música católica. El objetivo del otro estilo de música no es acercarte al Señor, pero como en 10 min con Jesús somos muy astutos, le damos la vuelta.

No tiene mucha ciencia en realidad: La idea es escuchar canciones y llevar su contenido a la oración. Dejo acá dos recomendaciones que son las que regularmente uso:

Noche

Noche | Hakuna Group Music

Esta canción me hace recordar que rece por los que nadie reza: Por las mujeres que trabajan en la prostitución, por los que hoy es su última noche, por los perseguidos. En fin…es preciosa.

Si nunca la has escuchado, te recomiendo con especial énfasis que cuando la escuches tengas un pañuelo cerca. He llegado a hacer ratos de oración completos solo con la letra de esta canción.

Propuestas de Accion Secretos de la oración

Dios te salve

Dios te salve – Pascua Joven San Isidro

Esta canción es la definición de «un temazo».

Recuerdo que la descubrí en una convivencia dónde éramos más de 90 jóvenes universitarios, y a unos uruguayos se les ocurrió tocarla en el coro al final de la misa. Salimos de la misa mis amigos y yo mirándonos y diciendo: “¿Qué canción es esa? Temazo temazo temazo”.

No tengo mucho que decir la verdad, la letra habla por sí sola. Escúchala, y te aseguro que: 1. te va a gustar, y 2. te va a acercar a María.

Espero que estas ideas te sirvan para acercarte más al Señor.

Recuerda que eso siempre es lo más importante: Acercarnos al Señor.

Te recomendamos esta playlist para que comiences a hacer oración:


Escrito por

Daniel Urdaneta

Venezolano. Vive en Buenos Aires. Estudia en la U. Católica. Recibe formación cristiana desde hace 4 años.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!


    Regresar al Blog
    Únete
    Suscríbete