< Regresar a Meditaciones

P. Juan Pablo

6 min

ESCUCHA LA MEDITACIÓN

ALGÚN DÍA

En la fiesta de san Marcos la liturgia nos ofrece un texto que nos invita a la humildad, la paciencia y la esperanza.

Hoy leemos en la primera lectura de la misa un fragmento de la carta de San Pedro y hoy se lee precisamente este fragmento porque al final de él se menciona explícitamente a San Marcos, el santo que celebramos hoy.

Y es que San Pedro convivió con él, también San Pablo.  Quizá San Marcos conoció a Jesús, hay algunas teorías que lo afirman.  San Marcos, evangelista, se inspiró en San Pedro en todos sus recuerdos, en toda su predicación, en sus palabras para escribir el Evangelio que lleva su nombre.

Y en esta lectura dice cosas bien bonitas que nos van a ayudar a hacer este rato de oración porque nos ayudan a conocer mejor a Dios.

CARTA DE SAN PEDRO

Queridos hermanos: Que en su trato mutuo la humildad esté siempre presente, pues Dios es enemigo de los soberbios, y en cambio, a los humildes les concede su gracia”.

AL SEÑOR LE ATRAE LA HUMILDAD

Ya nos dice algo muy valioso, a Tí Señor, te atrae la humildad, en cambio la soberbia te repele.  Y es que más bien el soberbio es incapaz de recibir la gracia de Dios, es como si fuera un vaso pero boca abajo, como si está la lluvia impetuosa que llena cisternas, que llena cubetas pero hay un vaso que está hacia abajo y no se puede llenar.

EL SOBERBIO ES INCAPAZ DE RECIBIR LA GRACIA DE DIOS

El soberbio es alguien que está mirando hacia sí mismo y por eso es incapaz de recibir la gracia de Dios.

¡Señor, ayúdame a ser humilde!

Que buena jaculatoria, porque soy soberbio, todos somos un poco soberbios cuando criticamos a los demás, cuando nos enojamos, cuando ofendemos, cuando nos sentimos ofendidos

LA TRISTEZA ES ALIADA DEL ENEMIGO

Algunas veces la tristeza también es manifestación de soberbia.   En ocasiones es la tristeza porque no nos valoraron, porque no nos agradecieron, porque estamos preocupándonos de cosas que no podemos controlar.

Hay tantas cosas en el mundo que a veces nos preocupan y están muchísimo más allá de nuestro control.

CONFIAR EN EL SEÑOR

Continúa esta misma carta de San Pedro:

Humíllense, pues, ante la mano poderosa de Dios, para que él los levante y encumbre en el momento oportuno. Dejen en sus manos todas sus preocupaciones, pues Él cuida de ustedes”.

Señor ayúdame a confiar en Tí, de tal forma que ponga todas mis preocupaciones en tus manos sabiendo que Tú cuidas de mí.

Aquí de algún modo se parafrasea aquellas palabras tuyas Jesús, del Evangelio en el que dices:

“El que se humilla será ensalzado y el que se ensalza será humillado”

Lc 14,11

Aquí dice San Pedro si son humildes Dios los va a encumbrar en el momento oportuno.

EL ENEMIGO ES COMO UN LEÓN RUGIENTE

Algún día

“Estén alerta y no se dejen sorprender, porque su enemigo, el diablo, como un león rugiente, anda buscando a quien devorar. Resístanle con la firmeza de la fe, sabiendo que sus hermanos, dispersos por el mundo, soportan los mismos sufrimientos que ustedes”.

Un león es un animal bastante respetable y si te acercas te devora, es mejor  no acercarse, no dialogar con él porque es más fuerte.
Y ante los ataques saber que no estamos solos, que todos padecemos y que nos acompañamos… Ahí puede surgir otra manifestación de soberbia: pensar que a mí me cuesta más, que mis tentaciones son más fuertes, que no me comprenden: todos tenemos limitaciones… todos sentimos miedo.

Y SI TE DA MIEDO, HAZLO CON MIEDO

Hace poco vi una leyenda en un paquete de kleenex (pañuelos desechables), que me gustó mucho:

Y si te da miedo, hazlo con miedo.

Es normal que sintamos miedo ante diferentes retos de la vida, pero debemos seguir adelante, intentar las cosas a saber que nos vamos a equivocar, a saber que vamos a fallar, pero lo vamos a intentar.

DIOS ES LA FUENTE DE TODOS LOS BIENES

Continúa este fragmento de la carta de San Pedro:

 

Dios, que es la fuente de todos los bienes, nos ha llamado a participar de su gloria eterna en unión con Cristo, y después de estos sufrimientos tan breves, los restaurará a ustedes, los afianzará, fortalecerá y hará inconmovibles. Suyos son la gloria y el poder para siempre. Amén”.

1P 5, 5b-14

Tú Señor eres la fuente de todos los bienes y si aquí en el mundo vemos cosas tan bonitas y hermosas son una pequeña participación de tu gran perfección.  Tú nos colmarás con tu belleza con tu vida con tu fuerza.

LA FRAGILIDAD PASARÁ

Nos vas a restaurar porque ahora somos débiles, nos da miedo y tenemos limitaciones pero Tú nos afianzarás, nos fortalecerás y nos harás inconmovibles.

Este mundo pasa, los sufrimientos en la tierra son breves y pasajeros.

Y aunque nos sintamos débiles algún día toda esta fragilidad pasará.

“ALGÚN DÍA”

Una frase que apareció en la defensa de un torton, uno de estos camiones que transportan material.   Y es que todos tenemos alguna esperanza.

LOS CRISTIANOS TENEMOS ESPERANZA

Y tenemos los cristianos la esperanza de que Dios nos va a ser santos de verdad, nos va afianzar en Él y que destruirá esta debilidad nuestra, esta capacidad que tenemos de darle la espalda.

PURGATORIO

Hace poco leí en un libro sobre el purgatorio, que efectivamente Dios purifica al final esa capacidad que tenemos de pecar.   Te voy a leer algunos párrafos.

Es de una persona que Dios le concedió ver algunas cosas del más allá.

Purgatorio

“Velaba a una persona moribunda. Silencio y oración. Las palabras resultan vanas ante el misterio de la persona que ha perdido el conocimiento y se encuentra muy cerca de su tránsito. 

En esta ocasión, el Señor ha querido darme luz sobre el Juicio particular del alma. Mi Ángel de la guarda estaba visible a mi alma, me sostenía y guiaba.

En cuanto la persona murió era un adolescente vi a su alma abandonar dulcemente su cuerpo; comprendí entonces por qué se llama despojo al cuerpo. Inmediatamente el alma se encontró en presencia de una resplandeciente luz cegadora.

Mi Ángel me dijo en ese momento: «La luz resplandeciente es la Gloria de Dios, es el resplandor de su Santidad. Desde el instante en que el alma se separa del cuerpo,está en presencia de la Gloria de Dios: no ve a Dios, pero sí ve el resplandor de su Santidad.»

Pude entonces comprender, con una vista intelectual muy clara, un conjunto de operaciones que se producen sucesivamente; y a la vez por encima de toda apreciación de tiempo y espacio. 

En primer lugar vi el alma traspasada por los haces de esa viva luz, que la invadía. 

Todos los pecados y las malas inclinaciones habían desaparecido (creo que con la misma muerte) No quedaban en esta alma más que las penas de los pecados cometidos y no expiados: hasta las malas inclinaciones al mal de los poderes del alma habían sido enderezados, como si se hubiesen disueltos, bajo los trazos de esa luz extraordinaria. 

Es muy difícil explicar esto. 

Me parece que el acostumbramiento al pecado deja en nosotros una huella, especie de debilidad, que nos deja vulnerables al mal. 

Todo esto es lo que había desaparecido”. 

(El Purgatorio, una revelación particular, Rialp p. 206-207)

SEÑOR TÚ NOS HACES SANTOS

Que maravilla saber Señor que algún día nos harás santos de verdad, enderezarás todas esas malas inclinaciones que hay en nosotros, quizá tendremos que morir para que se de esa perfección pero ojalá y nos abramos más a tu gracia aquí en la tierra y que empecemos ya a disfrutar de esa santidad en nuestra alma

Como María, nuestra Madre la Virgen Inmaculada que era humilde de verdad y siempre te agradaba y fue capaz de recibir toda la gracia que Tú le enviaste.

Llena de gracia, Madre nuestra ayúdanos a parecernos a tí.


Citas Utilizadas

1 Pedro 5, 5-14

Salmo 88

Marcos 16, 15-20

El Purgatorio, una revelación particular, Rialp p. 206-207

Reflexiones

Señor, que la humildad predomine siempre en mi vida, que no permita que se introduzca la soberbia, para que sea capaz de recibir toda la gracia que me envías.

 

Predicado por:

P. Juan Pablo

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!


    Regresar al Blog
    Únete
    Suscríbete
    Donar