Pamela Avilés

Ecuatoriana. Tiene 7 hijos. Orientadora Familiar. Actualmente se dedica a la venta de mariscos atendiendo a familias e instituciones

8 min

Marigina Bruno, “La oración, un cuaderno sencillo y presentarte ante Dios como eres”

Marigina Bruno Henríquez es ecuatoriana, nacida en Guayaquil. Con 30 años es  Diseñadora gráfica y tiene un blog «Hechas para más».  Trabaja como diseñadora y community manager para el proyecto Catholic-Link y ha colaborado en varios proyectos de comunicación y redes sociales .

A Marigina Bruno siempre le gustó el arte y la comunicación. A los 21 años se dio la oportunidad para discernir su vocación para servir a Dios con laicos consagrados, identificando luego de dos años que no era lo suyo. Sin embargo, Dios le toca el corazón  para usar sus talentos en la evangelización. Y como ella nos manifiesta, los caminos para hablar de su fe se le dan sin ella buscarlos. Al inicio eran voluntariados y actualmente ya la buscan y la contratan como un trabajo profesional.

Sobre su oración, Marigina Bruno nos comenta que para un cristiano el diálogo con Dios es importante. Y que efectivamente nuestra fe es tan completa, que con tantos carismas existen distintas formas de rezar y hablar con Dios; por lo que tenemos que ser muy agradecidos con el Creador del universo que nos ama con un amor de Padre que nos espera siempre con los brazos abiertos.

Marigina gusta mucho de la lectura espiritual de la que saca buenos aprendizajes y reflexiones para su vida interior. También  le ayuda mucho escribir en un cuaderno sencillo; apuntes que re-lee y evalúa uniéndolos a lo que le va diciendo Dios y las circunstancias.   «Cada día es diferente, con distracciones, pero siempre libre y sintiéndose amada por Dios, tal cual ella es.

Marigina Bruno también nos dice que el Espíritu Santo es esa voz de Dios que va saltando con mociones ayudando a su santificación. Y que aunque Dios conoce nuestros corazones es importante reconocernos ante Él como somos «poca cosa» para entrar en su intimidad.

Finalmente, nos recomienda Marigina que aunque es muy normal que la oración a veces cueste, no nos desanimemos y retomemos con metas cortas, detalles pequeños, prácticas breves para luego ir avanzando y sobre todo tener el celular a raya para no interrumpir ni distraerte en el diálogo con Dios.

Marigina Bruno

Preguntas para el diálogo

“Dios nos ama con un amor infinito” nos hemos habituado a escuchar el mismo discurso una y otra vez sin hacer conciencia de que es un Padre al que no le soy indiferente.

1. ¿Te consideras igual de libre, expresando públicamente gratitud hacia tu Padre, así como un ecologista extremo, lo dice de la naturaleza como su madre?

«Dios ve el corazón, no las apariencias” El ser cristiano es una llamada a amar a Dios con todo el corazón.

2. ¿Haces simplemente las cosas por complacer a los demás, olvidando la presencia de Dios que espera que hagas el bien ante todo?

En tu vida existen prioridades, comer, trabajar, dormir y descansar.

3. ¿No es más importante tu vida eterna, que tu vida temporal?¿Qué significa darle  un espacio especial a Dios en tu vida?

Una dieta o un programa de ejercicios es un trabajo de un proceso gradual.

4. ¿Procuras plantearte pasos para crecer en oración acorde a tu particular situación ?

Nuestro Señor se revela constantemente a los hombres de distintas maneras.

5. ¿De qué sirve un mensaje si no produce un efecto en quien lo recibe ? Procuras estar atento a esas mociones del Espíritu Santo que es fuerza y razón para seguir con el Plan que Dios tiene para tí?

Marigina Bruno

Propuestas de Acción

1. Y es que el pensar que Dios es mi Padre no puede ser algo indiferente. Es un amor paternal como el de nuestros papás, con infinita paciencia y sacrificio. Deberíamos caer de rodillas llenos de inmensa gratitud al constatar que el Creador del Universo, la Bondad Suma, el Ser más poderoso del Mundo, me ama con un amor infinito, con un amor que solo es digno de Él.

En resumen Dios nos ama como nos quieren nuestros padres pero a la infinitésima potencia ¡No dudemos en mostrarnos como somos!.

2. Dios ve el corazón del hombre sin detenerse en las apariencias. No es fácil desapegarse de las opiniones de los demás; es más, muchas veces actuamos por temor a lo que los demás piensan de nosotros y no hacemos aquello que es correcto.

Aun así, Jesús nos ofrece su perdón y su amor, y nos llama a ser valientes y a tomar responsabilidad por nuestras acciones y nuestras intenciones.  Siéntete libre y síguelo.

3. Dios siempre recompensa a los que lo ponen a Él primero. Nuestro Señor multiplicará asombrosamente  tu tiempo como multiplicó los panes y los peces y dio de comer a la multitud hasta saciarse.

Debemos estar convencidos que la oración nos es pérdida de tiempo, es realmente ganar.

4. No esperes incorporar tu vida de oración en tu agenda diaria inmediatamente. No puedes correr una carrera de cinco kilómetros si antes no te has entrenado. Esta prisa te invita al fracaso, y Dios quiera que tengas éxito en esa relación de amor.

Debes trabajar cercanamente con tu director espiritual y gradualmente incorporar espacios de intimidad y silencio, con pequeños detalles  en el período de tiempo que corresponda a tu particular situación.

5. Dios quiere derramar su Espíritu sobre todos , lamentablemente nosotros por temor a perder el protagonismo ponemos obstáculos en este vínculo de comunicación.  Él siempre espera una respuesta consciente y libre de sus hijos.

No se trata solamente de hablar por hablar. El Espíritu Santo nos lleva a compartir las vivencias de la fe y a intercambiar las posibilidades, los éxitos, los fracasos, las esperanzas y muchas cosas más, de manera que nos estamos dando unos a otros para construir un mundo mejor.

 

Meditar con las Escrituras

Meditar con la Sagrada Escritura

1.  Mateo 3, 17 “… Y una voz desde los cielos dijo: —Este es mi Hijo, el amado, en quien me he complacido».

Dios desea que tengamos claro la relación de amor  que  hay entre Padre e Hijo y este se somete por completo a la voluntad del Padre quien acepta complacido la ofrenda.

2.  Lucas 21, 1 – 4 «…De verdad os digo que esta viuda pobre ha echado más que todos. Porque todos éstos han echado como donativo de lo que les sobraba, ésta en cambio ha echado de lo que necesitaba, todo cuanto tenía para vivir”

Dios tiene su mirada en cada uno de nuestros actos. A Cristo no le somos indiferentes sobre todo, cuando son pequeñas menudencias que sólo Él ha visto y que sabrá premiar en su debido tiempo.

3.  Juan 14, 15-16 «…Les he hablado de esto ahora que estoy con ustedes; pero el Paráclito, el Espíritu Santo que mi Padre les enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas, y les recordará todo cuanto yo les he dicho».

Reflexionar si he reconocido, aceptado y seguido las inspiraciones del Espíritu Santo, que habita en mí, que intercede por mí, que me ilumina y que me recuerda que tengo una misión.

Meditar con el Papa

Meditar con el Papa Francisco

1.  …“El Espíritu Santo derramado en Pentecostés en el corazón de los discípulos es el inicio de una nueva época: la época del testimonio y de la fraternidad. Es un tiempo que viene de lo alto, de Dios, como las llamas de fuego que se posaron sobre la cabeza de cada discípulo. Era la llama del amor que quema cualquier aspereza; era el lenguaje del Evangelio que cruza las fronteras puestas por los hombres y toca los corazones de la multitud, sin distinción de lengua, raza o nacionalidad. Como ese día de Pentecostés, el Espíritu Santo se derrama continuamente hoy sobre la Iglesia y sobre cada uno de nosotros para que salgamos de nuestra mediocridad y de nuestras clausuras y comuniquemos al mundo entero el amor misericordioso del Señor.

(Homilía de S.S. Francisco, 24 de mayo de 2015).

2.  EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POST SINODAL CHRISTUS VIVIT

Capítulo IV. El Gran anuncio para todos los jóvenes.

Un Dios que es amor

Ante todo quiero decirle a cada uno la primera verdad: “Dios te ama”. Si ya lo escuchaste no importa, te lo quiero recordar: Dios te ama. Nunca lo dudes, más allá de lo que te suceda en la vida. En cualquier circunstancia, eres infinitamente amado.

Quizá la experiencia de paternidad que has tenido no sea la mejor, tu padre de la tierra quizá fue lejano y ausente o, por el contrario, dominante y absorbente. O sencillamente no fue el padre que necesitabas. No lo sé. Pero lo que puedo decirte con seguridad es que puedes arrojarte seguro en los brazos de tu Padre divino, de ese Dios que te dio la vida y que te la da a cada momento. Él te sostendrá con firmeza, y al mismo tiempo sentirás que Él respeta hasta el fondo tu libertad.

En su Palabra encontramos muchas expresiones de su amor. Es como si Él hubiera buscado distintas maneras de manifestarlo para ver si con alguna de esas palabras podía llegar a tu corazón. Por ejemplo, a veces se presenta como esos padres afectuosos que juegan con sus niños: «Con cuerdas humanas los atraía, con lazos de amor, y era para ellos como los que alzan a un niño contra su mejilla» (Os 11,4).

Meditar con San Jose María

Meditar con san Josemaría

Cuando te arrodillas y, utilizando tus propias palabras o una fórmula, ofreces todo tu día a la gloria de Dios. Lo que no es simple es lo que sucederá antes del ofrecimiento. «Véncete cada día desde el primer momento, levantándote en punto, a la hora fija, sin conceder ni un minuto a la pereza.

1.  Si con la ayuda de Dios te vences, tendrás mucho adelantado para el resto de la jornada.  Desmoraliza tanto sentirse vencido en la primera escaramuza!.  (Camino, 191)

2.  Cuando te veas como eres, a de parecerte natural que te desprecien.  (Camino 593)

3.  Tú, sabio, renombrado, elocuente, poderoso: si no eres humilde, nada vales. —Corta, arranca ese «yo», que tienes en grado superlativo —Dios te ayudará—, y entonces podrás comenzar a trabajar por Cristo, en el último lugar de su ejército de apóstoles.(Camino 602)

4.  Hacedlo todo por Amor. —Así no hay cosas pequeñas: todo es grande. —La perseverancia en las cosas pequeñas, por Amor, es heroísmo.  (Camino 813)

5.  Si pretendemos que Cristo reine, hemos de ser coherentes: comenzar por entregarle nuestro corazón. Si no lo hiciésemos, hablar del reinado de Cristo sería vocerío sin sustancia cristiana, manifestación exterior de una fe que no existiría, utilización fraudulenta del nombre de Dios para las componendas humanas.   (El Reino en el alma. Es Cristo que pasa 181)

Visita nuestro Instagram @10minconjesusal

Secretos de la Oración

 


Escrito por:

Pamela Avilés

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!


    Regresar al Blog
    Únete
    Suscríbete
    Donar