Pamela Avilés

Ecuatoriana. Tiene 7 hijos. Orientadora Familiar. Actualmente se dedica a la venta de mariscos atendiendo a familias e instituciones

11 min

EDGAR TENA, “La oración con 3 puntos de Camino, la libreta roja y volverse mediático”

Edgar Tena es de México, Guadalajara. Tiene 30 años y  una familia de 5 hermanos. Edgar es arquitecto y miembro del Opus Dei. Comenzó un canal hace seis meses para dar a conocer lo que es un numerario del Opus Dei y también hablar de las cosas buenas que tiene la Iglesia. Su canal se lo identifica como “Numerario del barrio”. 

Edgar Tena nos comenta, que nunca se imaginó que en tan solo 6 meses iba a tener más de 7.000 seguidores, pero su satisfacción más que de éxito es la de recibir mensajes de interés por saber más, mensajes pidiendo oraciones y consejos. También este canal le ha ayudado a abrirse más apostólicamente y contactar gente que quiere conocer más de Dios.

Sobre cómo surgió la idea del canal, Edgar Tena nos cuenta que fue a raíz de ir platicando con un amigo que tenía curiosidad de saber qué es un numerario  así como temas de la Iglesia y pensó que seguramente habría mucha gente que quisiera saber más pero que les da vergüenza preguntar.  Edgar también nos dice que muchos de los temas, salen de la propia audiencia y otras veces son producto de su oración.

Edgar Tena, también nos dice que en esta difusión de mensajes, en el canal, está pendiente de que sea un medio para que Jesús se luzca, de hecho, su nombre no figura sino bajo el concepto de “Numerario del barrio”.

El Opus Dei en la Vida de Edgar

Al entrar en esta nueva faceta de proyectar la Iglesia y el Opus Dei de una manera más atractiva a través de las redes sociales; Edgar Tena nos revela que su compromiso  de amor es mayor; y su forma de hacer oración va más encauzada, porque piensa mucho en hacer solo el bien y se encomienda a Dios para hablar lo correcto; sobre todo siendo mediático  en esos temas muy serios como hablar de un plan de vida espiritual o de vocación. Es una gran responsabilidad, afirma Edgar.

Sobre su vida de piedad, Edgar Tena, nos dice que a pesar de ser católico, no practicaba su fe. Todo se inició justamente conociendo a los numerarios del Opus Dei, a quienes realmente  admiró desde el primer momento. Le regalaron un libro llamado Camino, enseñándole a hacer oración y comenzó con 3 puntos diarios, primero 5 minutos, después 8  hasta llegar a hacerlo dentro de la capilla. Luego añadió el Evangelio, metiéndose en ellos como un personaje más.

Edgar Tena

Sin embargo Edgar, conociendo la facilidad que tiene para distraerse, se ha puesto algunos medios para hacer mejor su oración y nos los recomienda. Además de los 3 puntos de “Camino”; importante para él es poner celular en modo avión; prefiere aislarse y tomar nota en una libreta roja de todo lo  que le dice el Señor, pero a su vez para mayor privacidad en sus apuntes escoge una escritura de tipografía griega que solo él la puede descifrar. Utiliza también la catequesis del Santo Padre en las audiencias de los miércoles.

En resumen nos dice Edgar que hay que  cuidar mucho la oración, porque sin oración los medios se convierten en estructuras vacías; con la oración la Dirección espiritual se hace más fácil, porque se cuenta todo lo hablado con Dios y como todo detalle de amor, es retomar y recomenzar como en todo compromiso de amor.

Edgar Tena

Preguntas para el diálogo

1. “Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda criatura” es una invitación de la que muchos podrían sentirse asustados, sin darnos cuenta que es una consecuencia de ser bautizados. Estamos tan acostumbrados a pensar que hablar de Dios es propio solo de los religiosos. Edgar se volvió un mediático para dar a conocer lo que muchos no se atreven a preguntar sobre la Iglesia. 

¿Has considerado que tú también estás llamado a difundir el mensaje del Evangelio?

2.  La misión de la Iglesia es, a través de nosotros los fieles, conseguir un Cristo conocido y amado por todo el mundo con los grandes avances en la tecnología de la comunicación. Edgar nos dice que  abrir este canal es un medio para que “Jesús se luzca”.

¿Procuras hacer y enseñar el uso razonable de los medios para dar a conocer tu fe?

3.  El amor de Dios es compromiso. “…Y como en todo detalle de amor es retomar y recomenzar” así inició Edgar su aventura con el libro “Camino”.

¿Manifiestas el amor a Dios sobre todas las cosas con obras? ¿Eres capaz de vivir en la verdad y pagar el precio de la coherencia de vida? 

4.  El Papa es el Vicario de Cristo, quien lleva el cumplimiento de la Palabra de Dios “Apacienta mis ovejas”. Para Edgar escuchar y reflexionar todos los miércoles las palabras del Santo Padre son parte importante en su oración y en su fe.

¿En tu oración tienes presente de modo especial encomendar al Papa con todo el peso que lleva sobre sus hombros; procuras leer sus escritos que son consejos de padre?

Edgar Tena

Propuestas de Acción

1. Edgar reconoció que Dios le pedía algo más y descubre su vocación como miembro numerario del Opus Dei con una máxima disponibilidad personal para hacer apostolado. Sin embargo, tú y yo como cristianos bautizados también hemos recibido la llamada a formarnos para recristianizar la sociedad. 

En primer lugar donde se ha de evangelizar es en  la propia casa, el ambiente de estudio o de trabajo, la familia y los amigos; tal vez no de forma mediática pero sí con nuestro ejemplo y acercando a la gente a la fe. Nuestro Señor siempre está pendiente de nosotros.

 … «y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo» 

2.  Conseguir nueva audiencia católica, es parte de nuestro compromiso como cristianos, lo que supone trabajar en construir diálogos constructivos entre los productores de los medios y la gente a la que tratas. 

Ésta es la forma con la cual hoy Dios llama a la puerta de cada ser humano. De manera que, sin coartar la propia libertad, al mismo tiempo pueda sacar de ella el Amor que transforma.

3.  Así lo importante de la oración es disponerse a platicar con mucho amor con Aquel que te ama. A Él le cuentas todo, te desconectas del mundo, tomas apuntes y le pides hacer el bien siempre, nos comenta Edgar.

Decía San Juan de la Cruz «De Dios recibimos tanto cuanto esperamos”

4.  “El amor al Romano Pontífice ha de ser en nosotros una hermosa pasión, porque en él vemos a Cristo”. Así explicaba san Josemaría, que los cristianos debemos tener amor quien hace cabeza de la Iglesia.

No dudes en promover y hacer eco a las palabras del Papa, para que todos los cristianos unidos a una misma Iglesia, cuya cabeza la nombró Cristo, nos sintamos hermanos en la fe. Reza y ofrece siempre por el Papa y por la unidad de los cristianos en un solo rebaño.

Meditar con las Escrituras

Meditar con la Sagrada Escritura

1.  Lucas 16, 9-15  No hay criado que pueda servir a dos amos, pues odiará a uno y amará al otro, o se apegará al primero y despreciará al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero».

Tratamos de vivir de acuerdo a las leyes de Dios. Pero la verdadera interrogante llega cuando el amar a Dios sobre todas las cosas pasa de la teoría a la vida real. 

2.  Mateo 28, 16 -20  «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado.”… Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».

Somos hijos muy amados de Dios. En consecuencia, tratemos de dar a conocer también a los demás este amor de Dios a través de la caridad hacia nuestro prójimo.

3.  Juan 21, 15-19  «Simón , ¿me amas más que éstos?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero». Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas». 

Que como Pedro seamos amantes del Señor, a pesar de los pesares. Jesús no duda del amor de su Roca y le pide que se lo repita 3 veces para sellar su fidelidad.

experiencia

Meditar con el Papa Francisco

1.  Gaudete et Exultate, 14

“Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra. ¿Eres consagrada o consagrado? Sé santo viviendo con alegría tu entrega. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o de tu esposa, como Cristo lo hizo con la Iglesia. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos. ¿Eres padre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús. ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales”.  

2.  Homilía de S.S. Francisco, 16 de enero de 2015

“¿Me amas?… Apacienta mis ovejas”. Las palabras de Jesús a Pedro en el Evangelio de hoy son las primeras que os dirijo, queridos hermanos. Estas palabras nos recuerdan algo esencial. Todo ministerio pastoral nace del amor… nace del amor. […]

Ser embajador de Cristo significa, en primer lugar, invitar a todos a un renovado encuentro personal con el Señor Jesús (Evangelii Gaudium, 3), nuestro encuentro personal con Él (…)

3.  S.S. Francisco, ángelus del 2 de marzo de 2014

¡Qué hermoso es esto! ¡Dios no se olvida de nosotros! ¡De ninguno de nosotros! Con nombre y apellido. Nos ama y no se olvida. ¡Qué hermoso pensamiento! Esta invitación a la confianza en Dios encuentra un paralelismo en la página del Evangelio de Mateo: “Mirad las aves del cielo -dice Jesús-: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. (…) Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos”.

Pensando en tantas personas que viven en condiciones de precariedad, o incluso en la miseria que ofende su dignidad, estas palabras de Jesús podrían parecer abstractas, sino ilusorias. ¡Pero en realidad son más que nunca actuales! Nos recuerdan que no se puede servir a dos amos: Dios y la riqueza. Mientras cada uno busque acumular para sí, jamás habrá justicia. Tenemos que oír bien esto. Mientras cada uno busque acumular para sí, jamás habrá justicia. Si en cambio, confiando en la providencia de Dios, buscamos juntos su Reino, entonces a nadie le faltará lo necesario para vivir dignamente (…)

4.  Homilía de S.S. Francisco, 27 de julio de 2013

…”Ayudemos a los jóvenes a darse cuenta de que ser discípulos misioneros es una consecuencia de ser bautizados, es parte esencial del ser cristiano, y que el primer lugar donde se ha de evangelizar es la propia casa, el ambiente de estudio o de trabajo, la familia y los amigos. Ayudemos a los jóvenes. Pongámosle la oreja para escuchar sus ilusiones. Necesitan ser escuchados. Para escuchar sus logros, para escuchar sus dificultades, hay que estar sentados, escuchando quizás el mismo libreto, pero con música diferente, con identidades diferentes. ¡La paciencia de escuchar! Eso se lo pido de todo corazón. En el confesionario, en la dirección espiritual, en el acompañamiento. Sepamos perder el tiempo con ellos. Sembrar cuesta y cansa, ¡cansa muchísimo! Y es mucho más gratificante gozar de la cosecha… ¡Qué vivo! ¡Todos gozamos más con la cosecha! Pero Jesús nos pide que sembremos en serio. No escatimemos esfuerzos en la formación de los jóvenes”…

5.  Catecismo de la Iglesia Católica, 1716-17291533

Dentro de esta vocación común, Dios invita a cada uno a recorrer la vida junto a Él por un camino concreto. A algunos llama al sacerdocio ministerial, a otros a la vida religiosa, y a otros, los laicos, los llama a encontrarle en la vida ordinaria, ya sea viviendo el celibato o la vocación matrimonial.  

Don Alvaro y san Josemaria

Meditar con san Josemaría

1. Amigos de Dios,28

“El amor de Dios es celoso; no se satisface si se acude a su cita con condiciones: espera con impaciencia que nos demos del todo, que no guardemos en el corazón recovecos oscuros, a los que no logra llegar el gozo y la alegría de la gracia y de los dones sobrenaturales”.

2.  Forja, 269

¡Qué hermosa es nuestra vocación de cristianos —¡de hijos de Dios!—, que nos trae en la tierra la alegría y la paz que el mundo no puede dar!  

3.  Es Cristo que pasa, 1

Un día —no quiero generalizar, abre tu corazón al Señor y cuéntale tu historia—, quizá un amigo, un cristiano corriente igual a ti, te descubrió un panorama profundo y nuevo, siendo al mismo tiempo viejo como el Evangelio. Te sugirió la posibilidad de empeñarte seriamente en seguir a Cristo, en ser apóstol de apóstoles. Tal vez perdiste entonces la tranquilidad y no la recuperaste, convertida en paz, hasta que libremente, porque te dio la gana —que es la razón más sobrenatural—, respondiste que sí a Dios. Y vino la alegría, recia, constante, que solo desaparece cuando te apartas de Él.  

4.  Camino
—Gracias, Dios mío, por el amor al Papa que has puesto en mi corazón. (nº 573).

—Católico, Apostólico, ¡Romano! —Me gusta que seas muy romano. Y que tengas deseos de hacer tu «romería», «videre Petrum», para ver a Pedro. (nº 520).

5.  Forja

—Acoge la palabra del Papa, con una adhesión religiosa, humilde, interna y eficaz: ¡hazle  eco! (nº 133).

—Tu más grande amor, tu mayor estima, tu más honda veneración, tu obediencia más rendida, tu mayor afecto ha de ser también para el Vice–Cristo en la tierra, para el Papa. —Hemos de pensar los católicos que, después de Dios y de nuestra Madre la Virgen Santísima, en la jerarquía del amor y de la autoridad, viene el Santo Padre. (nº 135).

—Que la consideración diaria del duro peso que grava sobre el Papa y sobre los obispos, te urja a venerarles, a quererles con verdadero afecto, a ayudarles con tu oración.  (nº 136).

—La fidelidad al Romano Pontífice implica una obligación clara y determinada: la de conocer el pensamiento del Papa, manifestado en Encíclicas o en otros documentos, haciendo cuanto esté de nuestra parte para que todos los católicos atiendan al magisterio del Padre Santo, y acomoden a esas enseñanzas su actuación en la vida. (nº 633).

Resumen de una tertulia de san Josemaría Escrivá de Balaguer durante su viaje de catequesis a Brasil. Sobre El Espíritu del Opus Dei y su fecundidad. El encuentro se realizó el 1 de junio de 1974, en el Palacio das Convenções do Parque Anhembi». Al empezar el encuentro, san Josemaría dijo «Estoy feliz de encontrarme entre vosotros. Ciertamente mi lengua no es vuestra lengua: la vuestra es más dulce, más armoniosa, pero tiene raíces comunes. Hablaré despacio y nos entenderemos bien… Nos entenderemos bien, también…».

Visita nuestro Instagram @10minconjesusal

Secretos de la Oración

 


Escrito por:

Pamela Avilés

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!


    Regresar al Blog
    Únete
    Suscríbete
    Donar