< Regresar a Blog

2 min

449total visits.

0

NOVENA DE NAVIDAD: SEXTO DÍA LA DULZURA DEL SERVICIO

La espera : Que sepamos esperar todo de tí, como María que en vez de ver las dificultades sabe ver el cumplimiento de tu plan salvífico.

Para Comenzar

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Con la intercesión de la Santísima Virgen María, de su esposo San José y de nuestros ángeles de la Guarda, vamos a meditar en la presencia de Dios lo que pasó en los días anteriores al nacimiento del Niño Jesús. Que el Espíritu Santo nos ilumine y nos fortalezca para que esta novena de Navidad, con su propósito de mejora diario, nos haga parecernos un poco más a la Sagrada Familia.

La Dulzura del Servicio

Entre las familias que hacen el viaje, hay un matrimonio joven con un hijo de un año que han simpatizado con María y José, el trayecto se hace muy agradable a su lado, su conversación es amena y alegre. Ellos van a Betania para empadronarse. Marta, así se llama la mujer, les describe su ciudad natal, está muy cerca de Jerusalén, es paso obligado para quienes suben desde Jericó. Han planeado que al pasar por Betania María y José se queden con ellos para descansar un rato. La subida desde Jericó es muy cansada, hay que superar un desnivel de más de 900 metros. Marta lleva unos dulces preparados por ella que comparte con María. Lázaro, que así se llama el hijo de Marta, disfruta con los dulces de miel.

María se imagina Betania en las montañas y la dulzura que ha dejado le traen a la cabeza una frase del Antiguo Testamento que dice: «Aquel día, los montes destilarán dulzura y las colinas manarán leche y miel» (Joel 4,18). Estas palabras del profeta Joel se entendían como parte de las esperanzas en un mundo redimido y en la tradición cristiana ha llevado a preparar dulces para celebrar la Navidad. Si Dios viene en Navidad, reparte, por decirlo así, la miel. Por tanto, tiene que ser verdad que la tierra mana esa miel: donde él esté, desaparece toda amargura, coinciden el cielo y la tierra, Dios y hombre; y la miel, la repostería de miel es un signo de paz, de la concordia y la alegría.

Mientras disfrutamos de los dulces navideños podemos hacer examen si procuramos hacer amable la vida a los demás, si sabemos perdonar, eliminar los rencores de nuestro corazón, las envidias, el egoísmo que son actitudes que llenan de amargura.

Pide a la Virgen que te ayude en el propósito de contribuir a la alegría, a la armonía, a la paz de nuestros hogares. Que sean nuestros hogares luminosos y alegres

.

Oración Final

Se reza un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

Después repiten todos juntos tres veces: Jesús, José y María. Os doy el corazón y el alma mía.

Villancico

 EN VIVO DEL 16 AL 24 DE DICIEMBRE A TRAVÉS DE NUESTRO INSTAGRAM

Novena Navidad America Latina


Escrito por

Padre Antonio

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NUESTRAS MEDITACIONES?

¡Suscríbete a nuestros canales!

¿QUÉ OPINAS SOBRE EL ARTÍCULO?

Déjanos un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Regresar al Blog