Meditaciones de etiquetas: Negocio eterno.