Meditaciones de etiquetas: Meter la pata