Meditaciones de etiquetas: El valor de lo pequeño