Meditaciones de etiquetas: El hecho inesperado