Publicaciones

3 min

100total visits.

85+

LAS 3R: RECONOCER, RENOVAR, RECONSTRUIR

Seguimos avanzando en este tiempo de Cuaresma que coincide con una experiencia única en nuestra vida.  Vivir día a día dentro de casa sin salir de ella.

Cada quién, a lo largo de los días va teniendo su propia experiencia reconociendo de base que aunque estemos en casa cada día es distinto.

Y empiezo a poner en letras los pensamientos y actitudes que conllevan vivir estas tres R tomando como punto de partida el Evangelio.

Hay varios episodios durante la vida púbica de Jesús en los que Él lleva a vivir, a los que tiene cerca, estas 3 R.  Hoy me quiero quedar con el Evangelio de la Samaritana en el Pozo de Jacob. Te resumo la historia que seguro la conoces:  Evangelio san Juan:

Allí se encuentra el pozo de Jacob. Jesús, fatigado del camino, se había sentado junto al pozo. Era la hora del mediodía.
4:7 Una mujer de Samaría fue a sacar agua, y Jesús le dijo: «Dame de beber».
4:9 La samaritana le respondió: «¡Cómo! ¿Tú, que eres judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?». Los judíos, en efecto, no se trataban con los samaritanos.
4:10 Jesús le respondió:
«Si conocieras el don de Dios
y quién es el que te dice:
«Dame de beber»,
tú misma se lo hubieras pedido,
y él te habría dado agua viva».
4:11 «Señor, le dijo ella, no tienes nada para sacar el agua y el pozo es profundo. ¿De dónde sacas esa agua viva?
4:12 ¿Eres acaso más grande que nuestro padre Jacob, que nos ha dado este pozo, donde él bebió, lo mismo que sus hijos y sus animales?»
4:13 Jesús le respondió:
«El que beba de esta agua
tendrá nuevamente sed,
4:14 pero el que beba del agua que yo le daré,
nunca más volverá a tener sed.
El agua que yo le daré
se convertirá en él en manantial
que brotará hasta la Vida eterna».
4:15 «Señor, le dijo la mujer, dame de esa agua para que no tenga más sed y no necesite venir hasta aquí a sacarla».
4:16 Jesús le respondió: «Ve, llama a tu marido y vuelve aquí».
4:17 La mujer respondió: «No tengo marido». Jesús continuó: «Tienes razón al decir que no tienes marido,
4:18 porque has tenido cinco y el que ahora tienes no es tu marido; en eso has dicho la verdad».
4:19 La mujer le dijo: «Señor, veo que eres un profeta.

  • Reconocer: Reconoce la mujer que es y la mujer que fue.
  • Renovar: La renueva al decirle que Él le da el agua que da verdadera vida.
  • Reconstruir: La vida de esta mujer quedó reconstruida después de este encuentro.

¿Y en tu vida? Y en La mía, ¿cómo es eso posible? Primero por la fe.

¿Cómo Dios puede en mi vida, en medio de un panorama poco claro, activar las 3R?

Pregúntate qué hay que reconocer en tu vida ahora mismo desde tu ser interior de lo que nadie ve y solo tú conoces:  empieza por una sola, sin abrumarte por la cantidad de cambios que crees que tienes que hacer. Dios de manera continua nos ayuda a reconstruir muchas veces sin darnos cuenta, hace magia si nosotros lo dejamos.

Una vez que le permitimos a Dios que reconstruya con humildad, abandono y fe, podemos permitir que nos renueve con agua viva que a lo largo del Evangelio nos propone y anuncia los sacramentos.

Esta época si tú quieres, es una gran oportunidad de Reconocer- Renovar-Reconstruir.

Y las oportunidades hay que aprovecharlas, generalmente se presentan una vez en la vida.

Que cada día lo vivas con sonrisa y fe.

Que cada día des a los tuyos esa agua viva que todos necesitamos.

Que el COVID-19 saque de ti una persona Renovada y Reconstruida por la caricia de nuestro Padre Dios.

 

AUTOR: María Teresa Vargas de Tama
Madre de dos hijos (17 y 14 años), es Comunicadora Social y Educadora de Párvulos de Profesión con Maestría en Orientación y Educación Familiar; graduada de la Universidad Austral. Con 24 años de experiencia profesional en el colegio Delta-Torremar; tiene su propia consulta de formación infantil asesoría familiar. Actualmente es Directora de Formación del preescolar Delta-Torremar. Instagram @voces.ec

Photo by Mario Azzi on Unsplash
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regresar al Blog
CONVERSEMOS