¿Qué es una meditación?

San Josemaría decía que meditar es considerar, contemplar que Dios es tu Padre, y tú, su hijo, necesitado de ayuda; y después darle gracias por lo que ya te ha concedido y por todo lo que te dará.

El objetivo de estas meditaciones breves es el de llevar a los oyentes a conocer personalmente a Jesucristo, a conversar con Él, a asimilar su mensaje y ponerlo en práctica en su vida cotidiana. La esencia no será la instrucción o las explicaciones, sino el real encuentro con Cristo de quienes escuchan, el diálogo, un sobrenatural tú a tú.

La clave para captar el carácter de estas meditaciones es que no se trata de un ejercicio retórico; cada sacerdote intenta hacer su oración personal con Jesucristo en voz alta. A menudo se dirigen a Jesús,  suele resultar claro a nuestros oyentes que están conversando con Él.